Psicogerontología. Entrevista de Eldersarea


Entrevista a Silvia Adame, psicóloga especialista en gerontología

Tal y como expresamos en nuestra presentación, queremos que este sea un espacio abierto a las experiencias y los conocimientos de todas aquellas personas que quieran aportar su visión particular para la mejora de la calidad de vida de nuestros mayores En esa línea, nos interesa muchísimo lo que los profesionales tienen que decir al respecto, por lo que tenemos la satisfacción de haber podido hablar con Silvia Adame, psicóloga especialista en gerontología y dependencia, además de la responsable de Envejecer en positivo. Podéis seguirla en TwitterLinkedin y Pinterest.
Os dejamos aquí la interesante charla que hemos mantenido con ella. ¡Gracias por tu tiempo Silvia!
Silvia Adame
Es común ver a profesionales gerontólogos que inician su camino laboral trabajando con menores, como es tu caso Silvia. ¿Podrías contarnos a qué se debió tu cambio, a simple vista, tan radical?
Desde que comencé a estudiar psicología me interesó el tema de los mayores. Cuando estudiaba la adultez tardía me acordaba de mis abuelos y sentía curiosidad por saber más acerca de las temáticas relacionadas con las personas mayores. Después me interesé un poco por el trabajo con niños, pues quería probar en más ámbitos de la psicología para decidir mi futuro profesional. Más bien fue el destino quien fue poniendo en mi camino el trabajo con menores, pero llegó un momento en el que decidí volver al estudio de la gerontología. En realidad, no sé qué fue lo que me hizo dar ese cambio. Tal vez fuera el hecho de que siempre había estado ahí ese interés y pasión por aprender más sobre el trabajo con personas mayores y pensé ¿por qué no? La verdad es que estoy muy contenta con mi elección, aunque ahora mismo la situación para encontrar trabajo es un tanto complicada. Siento que es lo que me gusta y lo que quiero hacer.
En ocasiones, es posible asociar el comportamiento que tenemos las personas al inicio de la vida y al final, como si con la edad volviésemos de alguna forma a ser niños. ¿Encuentras en tu día a día ejemplos de este fenómeno?
Si en algún aspecto podemos parecernos a los niños cuando somos mayores, puede ser en que, dado todo lo vivido, son menos importantes las normas sociales y nos da más igual lo que piensen los demás. Los niños pequeños no sienten vergüenza por lo que hacen, a no ser que los mayores les riñan por ello. Hay estudios que defienden que, conforme nuestra percepción del tiempo es más finita, es decir, percibimos que el tiempo que nos queda es más limitado, como en la adultez tardía, tendemos a regirnos menos por pautas normativas (normas sociales) y tendemos más hacia el autocontrol, teniendo más libertad de elección. En resumen, nos regimos más por nuestras propias normas, siendo menos importantes las normas sociales.En tu blog has hablado en alguna ocasión de la jubilación, ¿crees necesaria una cierta preparación psicológica para esa nueva etapa de la vida? ¿Cómo podemos hacerlo?

La jubilación trae consigo muchos cambios en la vida de la persona. En primer lugar, la persona pasa de tener una ocupación a tener todo el tiempo del mundo. Además, se da un cambio de estatus, pasando de ser trabajador a jubilado; un cambio socioeconómico, en la red social, entre otros. Por ello, es necesario preparar la jubilación con antelación, siempre que se pueda, adelantándonos a esos cambios para llevarlos de la mejor manera posible.

En la preparación para la jubilación son importantes aspectos como el autoconocimiento, de cara a realizar actividades que siempre nos han gustado o hemos querido realizar; organizar el tiempo libre; mantener, reforzar y/o aumentar los contactos sociales; pero sobre todo, tener metas y objetivos, que son los que nos hacen tener algo por lo que vivir.

La parte psicológica también es muy importante una vez hemos superado la frontera entre el trabajo y el retiro. ¿Cuáles dirías que son las principales actuaciones para un envejecimiento más saludable, desde el punto de vista de la psicología?

Serán beneficiosas todas aquellas actividades que refuercen las destrezas y competencias personales, manteniendo a la persona activa social, física y mentalmente. Por ello,  es importante  ejercitar la mente, un ejercicio físico continuado, repercutiendo este último en el estado de ánimo, el estrés y la ansiedad y el funcionamiento intelectual, entre otros.

Además, realizar numerosas actividades, como actividades agradables y conductas altruistas de apoyo, como el voluntariado, tienen implicaciones positivas en la persona, además de favorecer una continua estimulación.

Una de los principales temores de las personas con familiares en edad avanzada es la aparición de demencias. ¿Podrías ilustrarnos con alguna señal de alarma para detectarlas rápidamente?

El fallo de la memoria reciente es el principal indicador de que algo está cambiando. La mayoría de las demencias van precedidas de deterioro cognitivo leve (D.C.L.). Hay que estar atentos ante fallos de la memoria, si descolocan las cosas; problemas con el lenguaje (no encuentra la palabra), desorientación espacial y/o temporal, si se observa un deterioro en el razonamiento y el cálculo, así como si se ve afectada la realización de las actividades de la vida diaria.

A día de hoy la demencia no tiene cura, pero según los trabajos de algunos expertos, puede minimizarse el avance e incluso hasta detenerse. ¿Qué opinión tienes al respecto? ¿Tienes alguna línea maestra a seguir en estos casos?

Dado que a día de hoy todavía no se conocen sus causas ni su curación, aunque sí su inicio y algunos factores asociados, no creo que se pueda asegurar que tal o cual factor pueda evitar o prevenir las demencias, como el Alzheimer, una de las más comunes y más estudiadas. Sin embargo, sí estoy convencida de que se puede postergar su aparición y ralentizar su evolución mediante las terapias de psicoestimulación y farmacológicas. Lo más importante, por lo tanto, es la prevención.

A la hora de intervenir a través de la estimulación cognitiva, y conociendo las fases generalizadas del deterioro cognitivo, trato de trabajar aquellas capacidades en las que hay cierta dificultad, para mantenerlas el mayor tiempo posible y potenciar las capacidades preservadas, reduciendo el avance del deterioro cognitivo.

A menudo se asocia la vejez con la dependencia. Sabiendo que en cierta medida esto es inevitable, creemos que ciertos hábitos de vida nos pueden ayudar a minimizar esta dependencia con la madurez. ¿Nos darías unos breves consejos al respecto?

Para postergar la aparición de dependencia es aconsejable llevar un estilo de vida activo y saludable. Para ello, se debe hacer una buena distribución del tiempo del que disponemos. Es importante llevar una alimentación sana y equilibrada, realizar ejercicio físico con regularidad, dedicar tiempo al autocuidado, mantener y aumentar las relaciones sociales, así como al ocio y tiempo libre. Resumiendo, lo más importante es la actividad física, mental y social, implicándose en múltiples actividades que generen satisfacción.

Sabemos que estás interesada en la afectividad y la sexualidad entre personas mayores, una cuestión que puede ser considerada como tabú en nuestra sociedad. Muchos expertos lo ven como una parte esencial para una vida plena, ¿qué opinión tienes al respecto? ¿Cómo podemos ayudar a romper las barreras psicológicas que tenemos?

Parece que nos cuesta imaginar que las personas mayores tienen deseos sexuales y se considera como un acto deshonesto, sólo por el mero hecho de ser mayores. Nos cuesta imaginar que nuestros familiares mayores tienen esas necesidades o practican sexo. Hay que cambiar la visión de la sociedad acerca de la sexualidad en la vejez. Para romper esas barreras, debemos entender que, como personas que somos, tenemos necesidades sexuales y afectivas independientemente de la edad y que, la expresión de la sexualidad no tiene porqué incluir el coito. Pueden ser caricias y/o cualquier acto que implique placer.

Como buena conocedora la de la relajación en la imaginación, ¿podrías explicarnos de forma sencilla de qué se trata? ¿Cómo puede ayudar a nuestros mayores?

flores_soleadas-1024x768La relajación en la imaginación es un tipo de relajación que se realiza a través de la evocación de imágenes mentales, que producen un alto grado de relajación, con la ayuda de música relajante para la persona. Consiste, pues, en imaginar situaciones agradables, donde la persona se siente completamente segura y tranquila, como darse un baño relajante, tumbarse en un prado y sentir el calor producido por los rayos del sol sobre nuestro cuerpo, o pasear por la arena de una playa desierta. Al conseguir un estado de relajación y desconexión de nuestra mente, el cuerpo también se relaja. Para que la relajación en la imaginación funcione correctamente, hay que practicar. Su práctica continuada produce efectos beneficiosos sobre la salud.


CUARTO DE BAÑOAdemás de los efectos beneficiosos sobre la salud que puede tener su uso con personas mayores, sirve para mejorar funciones cognitivas como la atención y la concentración. También sirve para desconectar un poco de nuestras vidas y los problemas, ya que nos sentimos muy bien y podemos vivir mentalmente cualquier situación agradable. Por ejemplo, podemos ver fotos de un lugar que nos guste y después practicar imaginando que lo visitamos y pasamos allí un rato agradable. Al evocar emociones positivas, provoca también en la persona un mayor bienestar tras la relajación. Por lo tanto, su uso con personas mayores tendría efectos beneficiosos para su salud física y mental.

En eldersarea creemos que la tecnología puede ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas mayores, fomentando el envejecimiento activo y facilitando ciertas tareas habituales. ¿Utilizas alguna nueva tecnología en tu trabajo diario en gerontología?

Para empezar, siempre que imparto un taller, lo hago usando Power Point. Además, en uno de los centros de mayores donde he estado (y voy a menudo de visita) intervenimos en estimulación cognitiva con un programa de ordenador táctil llamado Gradior. A los mayores les gusta mucho e incluso algunos discuten por ser los primeros en “jugar” con el ordenador. Por último, en Cruz Roja, donde voy como voluntaria una vez por semana, estamos impartiendo un taller de iniciación a las nuevas tecnologías, ya que creemos que es muy importante para las personas mayores la adaptación a los cambios de la sociedad.

Las personas mayores demandan una mayor independencia con garantías, ¿consideras que no estamos aprovechando el potencial de la tecnología para ayudarles en este sentido? ¿Cómo podemos avanzar en ello?

Creo que, en este sentido se podría hacer mucho más. Se invierte tiempo y recursos para un envejecimiento activo, se promociona también el uso de las nuevas tecnologías para ello, pero no llega a todos los mayores que se podría llegar. No se dedican los suficientes recursos y creo que se debería hacer mejor, porque hay una gran brecha tecnológica que va a producir mucho sentimiento de soledad. Las tecnologías están cada día más presentes en nuestra vida diaria, pasamos el día pegados al móvil con el Whatsapp, por ejemplo, y nuestros abuelos no suelen entender la mitad de las conversaciones sobre Facebook, Twitter o Whatsapp. Yo lo estoy observando en mis reuniones familiares. Se quedan aislados en las conversaciones y, si esto aún no pasa mucho, sí va a pasar en muy poco tiempo, a no ser que se introduzca aún más a nuestros mayores en estas tecnologías.

Por supuesto, las nuevas tecnologías son importantísimas para mantener a nuestros mayores el mayor tiempo posibles en sus casas, ofreciendo seguridad y conexión con el mundo exterior. Este es un aspecto muy importante también, en el que ya está trabajando.

Podríamos trabajar en ello también usando más los ordenadores desde las asociaciones u organizaciones como Cruz Roja, mediante el voluntariado, por ejemplo, yendo a casas de personas mayores una vez a la semana para explicarles y ayudarles a solventar problemas con el ordenador. Tampoco me lo he planteado antes, pero el voluntariado puede hacer mucho bien y se puede utilizar en este ámbito.

Para terminar, y siendo conscientes de la importancia de la cultura para una vida plena, queremos seguir una tradición para conocernos mejor por medio de nuestros gustos. Dinos una película, una canción y un libro que eres capaz de revisitar de tiempo en tiempo.

“En busca de la felicidad”, de Will Smith es una película que me motiva ya que el protagonista, a pesar de las adversidades y con su persistencia y alta motivación, consigue su objetivo tras mucho esfuerzo y dedicación. Una canción que me gusta muchísimo, flamenquilla, es “El sabor de la vida”, de Navajita Plateá. Por último, un libro que siempre tengo a mano y del que leo partes de vez en cuando es el famoso libro “Fish”, de Stephen C. Lundin, Harry Paul y John Christensen.

Visita el blog de Eldersarea

Envejecer en positivo

Huertos terapéuticos en residencias


Post de Inforesidencias.com
Comparto con vosotros un post de Inforesidencias.com que me ha gustado mucho.He visto huertos en residencias, pero no los había visto elevados para que todos puedan participar.

———————————————————————————————————————————————–

En el primer viaje que organizó Inforesidencias.com a Suecia para ver cómo funcionaban allí las residencias tuvimos la ocasión de visitar el “jardín de los sentidos”, un espacio exterior en una residencia en el que todo estaba pensado para que una persona mayor experimentase con la vista, el oído, el tacto y el olfato (el gusto no lo tocaban).  Así, habíadiferentes texturas en el suelo para que al caminar se notase que algo iba cambiando; flores aromáticas y de muchos colores; árbloles cuyas hojas sonaban al viento y muchas plantas situadas en unas jardineras elevadas que dejaban las plantas a una altura que permitía a cualquiera poder tocar la tierra, o las mismas plantas sin agacharse.

Huertos terapéuticos

Han pasado diez años desde ese primer viaje y ahora ya resulta común encontrar jardines terapéuticos y huertos terapéuticos en residencias.Recientemente ha sido noticia que cuatro residencias de la Comunidad de Madrid han implantado este tipo de huertos en sus jardines: “Se trata de una iniciativa que pretende mejorar la calidad de vida de los residentes, mediante la lucha contra el aislamiento fomentando las salidas a los espacios exteriores, potenciar las capacidades personales para favorecer la autonomía y la autorrealización, al tiempo que crea espacios de trabajo que rompan la rutina y estimulen la ilusión.” Ver noticia.

Para quien éste le parezca un tema interesante, recomendamos un artículo científico publicado en la revista Neuropsycological Trends de Diciembre de 2012 titulado “Implicando a empleados y residentes de residencias para personas mayores en el diseño de jardines terapéuticos mediante la técnica del focus group“.

 

Yoga en las personas mayores.


Si bien es cierto que las posturas de yoga parecen complicadas para practicarlas a cierta edad, sí existe la posibilidad de practicarlo de una manera suave y sin forzar el cuerpo más allá de sus posibilidades. Concentrarse en la respiración mientras mantienes una postura, nos ofrece la posibilidad de desconectar de la vida diaria y mejorar nuestro autoconcepto, pues estamos realizando una actividad física que repercute positivamente en nuestro cuerpo. Además, sentir la tensión de una o varias zonas corporales nos ayuda a conocer nuestro cuerpo y sentirnos mejor. Por último, realizar esta actividad nos relaja física y mentalmente, con las repercusiones positivas que ello conlleva (disminución de sensación de estrés, experimentación de sensaciones positivas, mejor funcionamiento fisiológico, etc. ). 

A continuación, dejo DOS post que he encontrado sobre la práctica de yoga en personas mayores. 

Un saludo y feliz fin de semana, 

Silvia Adame Fernández,

Psicóloga especializada en Gerontología. 

Envejecer en positivo

———————————————————————————————————————————————————–

Entrada vista en Salud para nuestros mayores

Existen muchas formas de yoga suave que puede lograr rejuvenecer el cuerpo entero.

Una persona puede llegar a edad avanzada lúcida y en excelente estado desalud, recuerden nunca es tarde para reaccionar.

Existen muchos trastornos, como la artrosis, propios del deterioro físico que se produce; estos trastornos pueden prevenirse o retardarse con la práctica del yoga.

Es preciso considerar el envejecimiento como una etapa interesante de la vida, que dependerá siempre de nuestra actitud interna, de cómo tomemos esta fase de la vida.

Beneficios del yoga:

Entre los beneficios del yoga se encuentran:

Incrementa la flexibilidad.

Mejora el tono muscular.

Tiene un efecto relajante.

Aumenta la concentración.

Fortalece los huesos, mejora la respiración y la circulación.

Estimula el sistema inmunológico.

Mejora el funcionamiento de los órganos sexuales.

Ayuda a balancear las emociones.

Lo ideal es realizar la práctica con la dirección de un profesor y realizar previamente una consulta médica.

Con ciertas posturas practicadas con suavidad, se ayudara a que la corriente sanguínea, irrigue el cerebro, activando todos los vasos del cuerpo y evitando el esclerosamiento de las arterias.

Con ejercicios y posturas adecuadas, lo devolveremos la flexibilidad a la columna vertebral.

La práctica del Yoga es una excelente forma de mantener la mente y el cuerpofuerte y saludable a cualquier edad.

El Yoga es muy beneficioso en el aspecto físico como así también en el psicológico para las personas mayores.

Vídeo: Yoga para nuestros mayores

————————————————————————————————————————————————————

Post del blog  El ojo del tigre, Blog de Yoga Coslada

Como siempre hemos comentado en otros artículos y publicaciones, Yoga es un método completo en sí mismo y sin limitación ninguna, ni en el alcance de sus objetivos, ni en la edad de comienzo ya que sus patrones de ejercicio basados en la filosofía de la vida misma son adaptables a cualquier edad y en cualquier momento y lugar dependiendo solamente de la propia limitación del estudiante.

Con ciertas precauciones es ideal

Teniendo en cuenta que sus ejercicios moderados están dirigidos a la columna vertebral y la felxibilidad general del cuerpo y esta es símbolo de la juventud física y mental, ahí tenemos los ingredientes remedio para la edad avanzada.

Como una máquina, que necesita cuidado apropiado y mantenimiento. La mejor manera de cuidar su cuerpo y los huesos es a través del yoga. Este ejercicio ha demostrado aumentar de manera drástica su salud si se practica regularmente.

Las Técnicas de Yoga Previenen los Problemas de la Edad Avanzada

El Yoga te ayuda a prevenir la degeneración. Los años han ejercido una presión en los huesos con la dieta inadecuada, el abuso con el trabajo, y postura equivocada. Si usted ha pasado por estas actividades durante años sin hacer ejercicio de manera regular, entonces su cuerpo, en última instancia, se acabará colapsando.

Estudios recientes revelan que las personas de edad que comenzaron a practicar posturas de yoga frenaron su proceso de envejecimiento y se sintieron mejor que nunca. El Yoga tiene por objeto unir y equilibrar los diferentes componentes de su cuerpo. Es un sistema integrado para el beneficio del cuerpo, mente y espíritu.

Si eres realmente serio a la hora de yoga para frenar el envejecimiento, mirar en la práctica de Asanas. Dicha práctica implica ejercicios de respiración y meditación para eliminar alteraciones digestivas, las venas varicosas, debilidades crónicas y otras condiciones que suelen acompañar a al vejez. La práctica de yoga con regularidad también ayuda a controlar el peso ya que te permite ser más consciente de tu cuerpo. Estarás capacitado para responder a la llamada del cuerpo y conseguir sintonizarlo con tu mente. Con la ayuda del Yoga usted puede, de forma natural, tener una vida más larga puesto que puede influir positivamente en los factores fundamentales que determinan el alargamiento de la vida tal como: el cerebro, las glándulas, columna vertebral y los órganos internos. A Medida que envejece, el cuerpo necesitará tomar más oxígeno. Cada una de las células en su sistema serán afectadas debido a la falta de oxígeno. El Yoga alimenta todas aquellas células a buscar el oxígeno que necesitan. Fortalece la espalda, aumenta su capacidad pulmonar.

Así que haga yoga como parte de su rutina.

ALGUNAS PRECAUCIONES

Sin embargo, hay algunas cosas a tener en cuenta antes de iniciar entrenamiento del yoga:

  • Personas Mayores que han hecho yoga antes y que están familiarizados con los procesos deben ser capaces de seguir haciéndolo por sí solos. Es importante recordar a medida que usted envejece no podría ser capaz de todo lo que el modo de que cuando era joven. Si usted exigirse demasiado puede fácilmente salir lastimado.
  • No intente hacer yoga por sí mismo si nunca lo ha hecho antes. Algunos de los ejercicios son muy complicados y usted pueden serYOga es ideal para conservar la juventud y mantener las facultades mucho tiempoprjudiciales si no se realizan correctamente. Ciertos ejercicios tampoco deben hacerlos de ancianos, excepto con las variaciones y correcciones más convenientes, especialmente si usted nunca lo hizo antes.
  • Encontrar una clase de yoga con un experto instructor que sepa cómo ayudar a los ancianos. Para aquellos que pueden permitirse un entrenador personal de yoga, hay instructores que vendrá a su casa. Por otro lado, ser parte de una clase de yoga puede ser mucho más divertido que hacerlo solos.
  • Una buena esterilla de yoga es todo lo que necesitas antes de iniciar esta actividad. Gimnasios o centros de la comunidad ofrecen estas clases con sus esterillas disponibles.

Nunca hacer nada que causa dolor o si usted se siente incómodo y no le permite hacer los asanas. La lesión puede llevar mucho tiempo para sanar, especialmente cuanta más edad tiene. Puede hablar con cualquier persona que practica yoga con regularidad y no importa si son 15 o 90 años de edad, todos te dirán qué bien se siente después de una sesión de yoga. No tiene nada que ver con un momento determinado, sino más bien con la relajación que proviene de la respiración y la mente.

Disfrutar la vida puede retrasar el envejecimiento del cerebro


Madrid. (EUROPA PRESS).-

En los últimos años diversos estudios han demostrado que mantener el cerebro activo a lo largo de su vida, ya sea a través de la lectura, la escritura o juegos de inteligencia, ayuda a mantenerlo joven. El neurocientífico y catedrático de Fisiología Humana de la Universidad Complutense de Madrid, el doctor Francisco Mora, añade la necesidad de disfrutar de la vida y no sucumbir a lo que él califica como el “apagón emocional“. En su opinión, el “apagón emocional” que se suele producir tras la jubilación, entre los 50 y 60 años, “es el inicio del fin de la vida”, porque, según ha explicado en una entrevista a Europa Press, “se pierde la emoción que es la energía que nos mantiene vivo, puede alimentarse desde fuera o por lo que se ha vivido”, y, para conseguirla, “hay que dejarse llevar”.

Este divulgador, autor del libro ¿Se puede retrasar el envejecimiento del cerebro?, afirma que el cerebro se puede mantener joven siempre que sigamos unas pautas dentro del estilo de vida, ya que “la contribución de la genética puede estar en un 25 por ciento, el cerebro depende en un 75 por ciento en el estilo de vida que cada uno desarrolle”. Por tanto, añade, “en las manos del ser humano está el envejecer con éxito, lo que significa sin enfermedades y defendiendo las capacidades cognitivas, para que, al menos, no haya ninguna alteración grave hasta bien avanzados los 90 años”.

 

Pero, ¿qué pasa con la genética?. Ante esta pregunta recuerda que “los genes mutados que nos predisponen a las enfermedades tienen que expresarse por un estilo de vida, si conociésemos qué estilos de vida no debemos mantener no tendríamos algunas enfermedades. Nuestra riqueza nos está haciendo un mal en vez de un bien. Hay que cambiar”. “La mejor manera de tener un órgano activo es utilizándolo, ya que el cerebro envejece en las partes que se han trabajado”, y para ello habría que buscar gimnasios de cerebros. Desgraciadamente, manifiesta, “la sociedad se ha acomodado a valores y normas que influyen en el envejecimiento del cerebro”.

Empieza por aprender un idioma

Este experto tiene las claves, son 12, y asegura que la ciencia ha “constatado” que son efectivas para producir e enriquecer el proceso de envejecimiento. La gran mayoría son consejos emocionales que estimulan la mente. Así, dentro de la lista, sólo se puede ver el hábito de fumar como práctica nociva que recomienda eliminar. El primer punto hace énfasis en la necesidad de comer menos y de modo saludable. “La población está sobre alimentada, producimos radicales libres que son un daño para el cerebro y el resto del cuerpo”, por tanto la restricción calórica es uno de los instrumentos que “aumentan el numero de neuronas nuevas en áreas que tiene que ver con la memoria”.

En segundo lugar, aconseja hacer ejercicio físico aeróbico con regularidad porque oxigena el cerebro y entran sustancias que lo rejuvenecen. Además, advierte, “el cuerpo está diseñado para correr y saltar, desde que nos hemos hecho sedentarios padecemos muchas más enfermedades”. El tercer punto es ejercitar la mente, aunque aquí se puede ver una gran relación con el resto de punto porque para ello recomienda seguir los siguientes puntos: viajar mucho, no vivir solo y adaptarse a los cambios sociales.

Les siguen procurar no vivir con estrés y con desesperanza, dar sentido a la vida con agradecimiento, alcanzar la felicidad de las pequeñas cosas, evitar el “apagón” emocional y disfrutar de un sueño placentero “solo con la luz del cielo”. Recomienda seguir estas claves a cualquier edad y aconseja, como primer paso, aprender un idioma nuevo, sobre todo si se supera los 40 años se convierte en un estimulo para mantener al cerebro activo. “Es una manera de exigirse asimismo, que es lo que el cerebro requiere.

El cerebro requiere desafíos como el de aprender y memorizar, esto ayuda a cambiar el cableado del cerebro para bien; además aprender un idioma es emocional porque alguien que a partir de los 50 años tiene la capacidad de aprender un idioma nuevo, es digno de admiración”, concluye. 

http://www.lavanguardia.com/salud/20120217/54256034633/vida-envejecimiento-cerebro.html

 

Beneficios psicológicos del ejercicio físico. #EnvejecimientoActivo


Además de los beneficios para la salud que trae consigo la realización de ejercicio físico, también se ha observado que la salud física percibida correlaciona negativamente con la aparición de cuadros depresivos (Mella et al. 2004), con lo cual, la práctica continuada de ejercicio podría prevenir la aparición de depresión en personas mayores, por las sensaciones positivas que trae consigo la realización de ejercicio. 

Este aspecto es importante, dadas las continuas pérdidas a las que se enfrenta la persona mayor en su vejez, pérdida de amigos y familiares, pérdida de capacidades, etc. Por ello es de vital importancia potenciar los aspectos positivos que conlleva la vejez, como es el aprovechamiento del tiempo libre para vivir experiencias positivas. En concreto, la realización de ejercicio físico influye positivamente en la salud mental, como he comentado, propiciando un aumento en la autoestima global de la persona, su autoconcepto, sensación de autoeficacia y la satisfacción con la vida. Además,  correlaciona negativamente con el estrés, la ansiedad y la depresión, con lo cual, a mayor realización de ejercicio físico, menor estrés, ansiedad y depresión.

Pero además de estos beneficios, también mejoran la atención, concentración y memoria. Un ejercicio que se podría hacer es ir fijando nuestra atención en todo aquello que vamos viendo mientras realizamos ejercicio y, una vez finalizado, intentar recordar todo aquello que hemos ido viendo (niños jugando, tienda de ropa, mujer paseando a su perro, etc.). 

Para potenciar las sensaciones positivas de la realización de ejercicio, se puede realizar junto con otras personas, mientras se van intercambiando opiniones, experiencias, potenciando las relaciones sociales y previniendo la soledad. 

¡Feliz lunes!

Silvia Adame Fernández

Psicóloga especializada en Gerontología. Envejecer en positivo

De la infancia a la infancia, en la enfermedad de Alzheimer | Fundación Cien


De la infancia a la infancia, en la enfermedad de Alzheimer | Blog – Fundación Cien.

Carmen Antúnez, Directora de la Unidad de Demencia del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca y del Banco de tejidos de Murcia, nos explica la teoría de la retrogénesis en los pacientes de Alzheimer o cómo con esta enfermedad las personas siguen una curva ascendente y luego trazan la misma curva descendente, perdiendo las habilidades físicas y mentales de forma exactamente opuesta a como los niños las van adquiriendo. Primero se pierde la memoria reciente, lo que acaban de aprender ahora, luego la habilidad de vestirse, el control de esfínteres hasta las últimas fases que el paciente tiene los mismos reflejos primitivos de los niños, pero con una gran diferencia, es un cerebro de una persona que ha vivido, que ha trabajado, es el cerebro de una persona con una dignidad y una trayectoria vital y esto es algo que todos los cuidadores y familiares tienen que tener en cuenta.

Etapas funcionales en el desarrollo normal de un niño y en la enfermedad de Alzheimer:

La teoría de la retrogénesis permite pensar que los pacientes pueden ser felices si se les entiende y como a un niño, se les da cariño y se les ayuda a moverse, pero al mismo tiempo se les ayuda a mantener sus habilidades el máximo tiempo y se respeta su dignidad y su trayectoria vital.

 

Cómo ser más compasivos con las personas con demencia – BBC Mundo


Cómo ser más compasivos con las personas con demencia – BBC Mundo – Noticias.

Anciana

El gobierno británico lanzó un proyecto para entrenar a miles de conductores de autobuses para que puedan reconocer y ayudar a los pasajeros con demencia.

La iniciativa está tratando de alentar a todo el público a ser más consciente de las necesidades de las personas mayores con demencia y ayudarlas en su vida diaria.

Durante dos horas, 11 miembros del personal estuvieron reunidos en una sesión ardua que comenzó con una simple prueba de memoria.Yo estuve presente en una sesión de entrenamiento en un depósito de autobuses en una parte industrial del noroeste de Londres, donde se guardan 100 autobuses y que es la base de trabajo de 300 conductores.

El entrenador, Keith Shear, dijo a los conductores que era un ejercicio sencillo. Les pidió que dibujaran ambas caras de una moneda de 1 penique, con todos los detalles posibles que pudieran recordar.

“¡Es facilísimo -bromeó- ustedes manejan esas monedas todos los días!”.

Se escucharon gemidos de algunos conductores que no lograban recordar los detalles o las palabras de la moneda.

Quienes lograran dibujarlas correctamente podían obtener doce puntos. Pero los participantes sólo obtuvieron entre dos y cinco.

Keith puso el ejercicio en el contexto de la demencia y dijo a los conductores: “imagínese que ustedes olvidaran los detalles de cada aspecto de su vida -tomar desayuno, cómo vestirse- sólo imaginen lo frustrante que eso sería”.

Posteriormente se pidió a los participantes que escribieran en distintos pedazos de papel sus posesiones más preciadas: el nombre de su ser más querido, una habilidad que los hacía sentir orgullosos o un recuerdo atesorado.

Keith recogió los papeles de cada persona.

Y les dijo: “Yo soy su demencia en este momento de su vida. Piensen por un momento lo que sería su vida si les hubiera quitado esas posesiones”.

“Y si creen que no puede haber nada peor que eso, están equivocados. Porque con el paso del tiempo voy a regresar y a llevarme todo lo que tienen. Se quedarán sin nada”.

Los participantes admitieron que el ejercicio era muy emotivo y muy difícil de aceptar. Inevitablemente comenzaron a surgir historias sobre experiencias familiares.

Pasajeros “problemáticos”

En un autobús hay barreras para poder tener una buena comunicación, como la pantalla que protege al personal en las ciudades contra los asaltos.Y los conductores admiten que si alguien parece problemático en un autobús, su primer instinto es tratar de expulsar a ese pasajero. Pero ahora sienten que deben ser extra vigilantes por lo que ese pasajero puede estar pasando, particularmente si se trata de alguien que no tiene aliento alcohólico.

“Necesitan ser conscientes de las dificultades que una persona con demencia tiene para enfrentar el día, la fecha y hora” explica Keith.

“Quizás ustedes me están diciendo que mi pase de autobús ha expirado o que sólo lo puedo usar después de las 9.30. Pero el tiempo no tiene ningún significado para mi. Yo no entiendo sus puntos de vista o porqué se están enojando tanto conmigo”.

Los conductores recibieron consejos sobre cómo sonreír y hacer contacto visual, dejar que el pasajero se sentara para que pudiera serenarse y no arrancar el autobús deprisa si el individuo no parecía muy firme.


Cerca de 3.000 conductores recibieron ya el entrenamiento. Y se espera que muchos más en todo el país también lo reciban.

Andrew Chidgey, de la organización Alzheimer’s Society, que está ayudando a dirigir las sesiones, acepta que los servicios de salud necesitan desempeñar un mayor papel en el tratamiento de las personas con demencia. Pero agrega que ayudar a los pacientes de esta forma práctica, entrenando a los conductores, también es vital.

“Para los conductores esto significa que tienen un papel realmente importante para ayudar a la gente en su comunidad a mantenerse independientes” dice el funcionario.

“Y esto también se aplica a otros trabajadores, como los que venden el periódico u ofrecen otros servicios”.

Una de las participantes, Krystyna Ryan, de 59 años, dijo que “los conductores necesitan ser capaces de ayudar a los pasajeros que tienen problemas de salud, en especial demencia, porque no siempre se habla o se reconoce esta enfermedad”.

Los conductores Chris Peter y Krystyna Ryan