Nuevos avances en el estudio del mecanismo causante del #Alzheimer


Se trata de una noticia publicada en http://www.medicina21.com/Actualidad-V3619.html
Dada la complejidad del Alzheimer, no se pueden obtener datos concluyentes, sino que se han observado diferencias entre las cantidades de dos sustancias producidas por el cerebro de los sujetos estudiados.  
Nuevos indicios sobre el mecanismo causante del Alzheimer
23 de Octubre 2012
Investigadores de la Facultad de medicina de la Washington University de San Luis (EE.UU)han descubierto diferencias entre los cerebros de las personas que padecen Alzheimer y los de las personas que no padecen esta enfermedad pero que tienen placas en su cerebro iguales a las de los enfermos de Alzheimer. Este descubrimiento podría ayudar a conocer mejor los mecanismos causantes de la enfermedad

 

Las causas del Alzheimer

Todavía estamos lejos de comprender los mecanismos exactos causantes del Alzheimer. Ciertas personas tienen en sus cerebros placas de proteínas beta-amiloides aparentemente idénticas a las que pueden hallarse en los cerebros de personas con Alzheimer. No obstante, su memoria y sus procesos cognitivos son normales, incluso a edades avanzadas. Las placas de proteínas beta-amiloide están siempre presentes en los cerebros de personas con Alzheimer; pero la simple presencia de placas no garantiza que una persona sufra demencia. Es decir, las placas son un factor necesario, pero hacen falta otro u otros factores para desencadenar la enfermedad.

Un nuevo estudio publicado en Annals of Neurology, afirma que las placas de beta-amiloide siguen siendo las causantes de la enfermedad, pero no necesariamente en forma de placas. Por el contrario, concentraciones más pequeñas beta-amiloide (los denominados oligomeros beta-amiloide) parecen ser las principales sospechosas. Estos oligomeros solubles están formados por grupos más pequeños de moléculas de amiloide-beta; contienen más de una molécula, pero no las suficientes como para formar una placa.

Los oligomeros, factor desencadenante

Estudios anteriores ya habían apuntado la posibilidad de que los oligomeros que circulan por el líquido cerebral podrían estar asociados de algún modo al Alzheimer. No obstante, resulta difícil cuantificar su presencia en el cerebro. Los investigadores de la Universidad Washington de San Luis han desarrollado un nuevo método para detectarlos, incluso en pequeñas cantidades, para a continuación comparar los niveles de cerebros sanos con los de cerebros de enfermos de Alzheimer.

Los investigadores compararon las muestras cerebrales de 33 individuos recientemente fallecidos de edades comprendidas entre los 74 y los 107 años. Diez de ellos no habían padecido demencias ni tenían placas de beta-amiloides. Catorce tenían placas, pero no habían desarrollado demencia. A los otros nueve se les había diagnosticado Alzheimer: tenían placas y demencia.

Los pacientes que no habían desarrollado demencia pero que tenían placas y los pacientes de Alzheimer tenían las mismas cantidades de placa. Pero, por el contrario los pacientes de Alzheimer tenían niveles de oligomeros mucho más elevados. No obstante, algunas de las personas con placas pero que no padecieron demencia también tenían oligomeros, incluso en cantidades similares a las de algunos de los pacientes de Alzheimer. Lo que los diferenciaba por completo, comentan los autores, es en la ratio oligomeros/placas. Los pacientes con demencia tenían más oligomeros por placa, mientras que los pacientes que tenían placas pero no desarrollaron Alzheimer tenían menos.

Los investigadores conjeturan que, en las personas que tienen placas pero no demencia, las placas podrían servir como “amortiguador”: esta retendría los oligomeros sueltos, impidiendo así que dañen a las neuronas. En los casos de demencia, tal vez las placas han excedido su capacidad de capturar o retener los oligomeros, los cuales quedan libres para circular por el líquido cerebral, dañando o interfiriendo en el normal funcionamiento de las neuronas. Unestudio publicado el pasado mes de junio enJournal of Neuroscience demostraba cómo los oligomeros solubles “contagian” la enfermedad a las neuronas, extendiendo la enfermedad por el cerebro.

Hacia un mejor conocimiento de la enfermedad

Resulta difícil obtener muestras (sólo es posible examinar los cerebros de las personas fallecidas). Nunca se han podido medir los niveles de oligomeros en personas vivas, por lo que en teoría es posible que esos oligomeros “libres” sólo se formen postmortem, después de la muerte del paciente. Aún así, afirman los autores, sigue habiendo una clara diferencia entre los niveles de uno y otro grupo.

Por tanto, si los oligomeros libres son la causa de la enfermedad, ¿qué es lo que hace cambiar la relación o ratio oligomeros/placas? Como ocurre con la mayoría de investigaciones sobre el Alzheimer, afirma el autor principal del estudio, el neurólogo David L. Brody, se plantean más interrogantes de los que se resuelven, pero de todos modos, “se trata de una pieza importante del rompecabezas” y un paso adelante para llegar a conocer los mecanismos exactos causantes de esta enfermedad.

 

Anuncios

Beneficios de la meditación


Mi aportación:

Además de la meditación, la relajación en la imaginación también trae consigo efectos positivos para la salud física y mental. Visitar lugares o realizar actividades relajantes y satisfactorias también nos ayuda a desconectar de los problemas. Nos trae sentimientos y emociones positivas que nos ayudan a salir fortalecidos del trance.

Silvia Adame Fernández

Máster en Gerontología, Dependencia y Protección de los Mayores

Salud y Vida Natural

La meditación es simplemente concentración dirigida e involucra aprender a enfocar tu atención y dirigirla a un objeto: tu respiración, una frase o palabra repetida en silencio, o una imagen mental. Los beneficios de la meditación son muchos:

  1. Contribuye a disminuir la presión arterial.
  2. Disminuye la frecuencia cardíaca y respiratoria.
  3. Incrementa el flujo sanguíneo.
  4. Mejora la función inmune.
  5. Reduce la percepción del dolor.
  6. Alivia los dolores crónicos de la artritis y otras patologías.
  7. Mejora nuestro humor.
  8. Nos brinda conciencia de los aspectos cotidianos de la vida.

Una forma simple de meditación que puede ser practicada por cualquiera es caminar o sentarse en silencio y permitir que nuestros pensamientos y sensaciones simplemente ocurran, observándolos sin juzgar.

Tomado de Dr. Weil

Ver la entrada original

Recomendaciones para escoger un producto de apoyo para la movilidad


Ayudas Técnicas para la Movilidad Personal

Publicado en Infoelder.com

El número de personas con discapacidad en España alcanza los 3,8 millones. Para todos ellos existen numerosos productos o ayudas técnicas que ayudan a realizar las actividades de la vida cotidiana. La experta Silvia Adame Fernández nos explica cuáles son las principales recomendaciones  para escoger un producto de apoyo a la movilidad o una ayuda técnica.  

Proporcionar apoyo a las personas con dificultades para moverse por sí mismas es esencial para su autonomía. Poder desplazarse de un lugar a otro con total libertad es un gran logro. En este sentido ¿Qué son las ayudas técnicas o productos de apoyo? ¿Cómo pueden ayudar a mejorar la movilidad? 

Podríamos definir una ayuda técnica o producto de apoyo como un utensilio o instrumento destinado a disminuir una discapacidad, realizando la función que la persona no puede hacer. Estos productos son muy variados. Por ejemplo, existen diversos tipos debastonesandadores o caminadores, sillas de ruedas grúas adaptadas a las necesidades de la persona.

En la actualidad los productos de apoyo son muy utilizados, más aún, por las personas mayores. Estos productos tienen una serie de ventajas, entre las cuales podemos destacar su flexibilidad, adaptabilidad, son fáciles de usar y requieren un esfuerzo físico reducido.

¿Cómo elegir el producto de apoyo más adecuado? Para elegir el producto más adecuado es recomendable buscar asesoramiento de personal cualificado. Por ejemplo, en las oficinas de la Cruz Roja se ofrece un servicio de asesoramiento para productos de apoyo. También, la seguridad social y las comunidades autónomas suelen ofrecer prestaciones económicas para su adquisición. Además, la página web del Centro Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas (CEAPAT) proporciona una gran variedad de productos de apoyo para realizar actividades diarias.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que cada producto de apoyo tiene una función concreta y es específico para un uso concreto, con lo cual, su elección dependerá de las características de cada persona, teniendo en cuenta las características físicas y psíquicas del usuario, así como las necesidades a cubrir por la ayuda buscada. Por ello, en la elección del producto de apoyo deben implicarse, además de la persona usuaria y la familia, profesionales con conocimientos de estas ayudas, como pueden ser un fisioterapeuta o terapeuta ocupacional.

Muchas veces, en la adquisición de un producto de apoyo para la movilidad se escoge el producto más adecuado, dado que en el momento de comprarlo, la familia se informa de aquel que mejor se adecua a la persona. Sin embargo, son muchas las ocasiones en las que una persona necesita una ayuda y se le asigna un producto de otra persona. Cuando los productos de apoyo se usan sin haber sido escogidos de acuerdo a las características concretas de la persona y sus necesidades, estos productos dejan de ser una ayuda. En estos casos, el producto de apoyo puede provocar caídas, con las consecuencias tan negativas que acarrean a las personas mayores; o puede hacer que la persona empeore físicamente.

En los centros, profesionales como el fisioterapeuta o terapeuta ocupacional deberían formar al resto de profesionales del riesgo que conlleva asignar una ayuda a un usuario sin estar adaptada a sus necesidades y, en casa, informando de la especificidad de estos productos a los cuidadores, podremos prevenir el uso inadecuado de las ayudas. En otras ocasiones, los productos de apoyo pueden ser inadecuados cuando cambian las características físicas o psíquicas de la persona mayor y, en consecuencia, sus necesidades. Los productos de apoyo no tienen por qué ser para siempre, es decir, las necesidades de la persona pueden cambiar y, con ello, la necesidad de usar una ayuda diferente a la que usa actualmente.

Puede ser que la dificultad de la persona sea mayor y ésta necesite otro tipo de ayuda, o puede cambiar su dependencia psicológica y la persona ya no es capaz de usar esa ayuda y necesita otra que se adapte a su deficiencia. Este es un problema que a veces no se tiene en cuenta, dado el desconocimiento y tendemos a pensar que la persona ya tiene su ayuda y no nos preocupamos de pensar si es realmente la adecuada. Por ello, se recomienda evaluar la necesidad de la persona cada cierto tiempo.

A modo de conclusión, los productos de apoyo son realmente útiles para las personas con dificultades para la movilidad, dada la multitud de ayudas existentes, su adaptabilidad y fácil uso. No obstante, estas ayudas dejan de ser una ayuda y comienzan a ser un problema cuando no se adaptan a las necesidades concretas de la persona y se le asigna un producto que puede empeorar su situación. Además, es muy importante saber que las ayudas no son para siempre y las necesidades de las personas van cambiando, con lo cual, debemos estar atentos para darnos cuenta de cuándo la persona necesita una ayuda diferente, que se adapte mejor a sus necesidades y mejorar su calidad de vida. Por último, es tarea de los profesionales dar a conocer la variedad de estas ayudas, su uso adecuado e inadecuado, así como la disponibilidad de subvenciones y ayudas públicas para su adquisición. Siempre con la finalidad de facilitar a las personas la accesibilidad a estas ayudas con miras a la mejora de la calidad de vida de la persona con dificultades.

Escrito por:
Silvia Adame Fernández
Máster en Gerontología, Dependencia y Protección de los Mayores

http://blog.infoelder.com/ayudas-tecnicas-para-la-movilidad-personal