Estrategias para paliar la soledad


En la sociedad actual, cada vez son más las personas mayores que se encuentran en situación de soledad. Pero, la palabra soledad puede tener diversos significados y connotaciones. Por eso, al estudiar la soledad debemos conocer primero qué entiende la sociedad por soledad.

soledad de ancianos

Ésta se suele concebir como un sentimiento de vacío, tristeza, o no tener a nadie a quien acudir. Además, la soledad puede ser objetiva “estar solo” o subjetiva “sentirse solo”. El “estar solo” va asociado a aislamiento, mientras que el “sentirse solo” va asociado a melancolía, añoranza y tristeza. No obstante, cabe mencionar que no podemos olvidar que no todas las personas que viven solas, se sienten solas, aunque si suelen tener un menor sentimiento de estar integrados en la sociedad (Rubio y Aleixandre, 2001).

Por otro lado, son muchas las situaciones o cambios en el ambiente, como la jubilación o la viudez, los que pueden contribuir a que las personas mayores se sientan solas. Últimamente, los cambios en los estilos de vida en las ciudades, así como los avances en las nuevas tecnologías propician los sentimientos de soledad en las personas mayores. En el primer caso, por el estrés y el ritmo de vida orientado al trabajo de la sociedad actual, que hace que los hijos puedan dedicarle un menor tiempo a los padres, ya mayores. En el segundo caso, los avances en las nuevas tecnologías pueden hacer que los adultos mayores se sientan desplazados al no entender el uso de los últimos aparatos tecnológicos ni las conversaciones referentes a ellos. Debemos potenciar el uso de las nuevas tecnologías por parte de los mayores, pues estas ofrecen una diversidad de posibilidades en la mejora de la calidad de vida de los mayores.

Por otro lado, en la aparición o prevención de la soledad influye también la personalidad, la actitud, así como las experiencias vividas. En cuanto a la personalidad, la apertura a la experiencia jugaría un importante papel en su prevención, pues promueve la participación de las personas mayores en actividades, disminuyendo el sentimiento de soledad. En este sentido, se ha observado que la participación social disminuye los niveles de soledad en las personas mayores.

Es por todo ello que las estrategias dirigidas a paliar la soledad irán en la dirección de la ocupación del tiempo libre, mediante la participación en diversas actividades. A continuación, propongo algunos de los recursos a los que pueden acceder los mayores para evitar la soledad.

1.- Los centros cívicos, hogares del pensionista o casas de la cultura, ofrecen numerosas actividades (pintura, acceso a las nuevas tecnologías, relajación, teatro, risoterapia, gimnasia, estimulación cognitiva, etc.) a las que se pueden apuntar.

2.- Aulas de mayores, donde se realizan talleres de temática variada, y las asociaciones de mayores, donde se realizan actividades. Son una buena oportunidad de aumentar la red de contactos y establecer relaciones positivas con otros.

viaje.personas-mayores

3.- Viajes del IMSERSO y otras excursiones organizadas por diversas asociaciones. Realizar viajes y excursiones es muy positivo, ya que además de vivir nuevas experiencias y visitar nuevos lugares, posibilita la interrelación y la creación de nuevas amistades, pudiendo seguir con la amistad una vez finalizado el viaje.

4.- Voluntariado de mayores. Se puede dedicar cierto tiempo a realizar voluntariado. Existen entidades de mayores voluntarios pero, de no conocerlas, propongo Cruz Roja, donde existen programas con diversos sectores poblacionales, por ejemplo, se gestionan programas de acompañamiento, mediante el voluntariado, para personas que no pueden salir de casa con facilidad.

5.- Beneficiario del voluntariado. Para las personas mayores que necesiten ayuda y no puedan salir de casa, en Cruz Roja, por ejemplo, puede solicitar ayuda a entidades de voluntariado para acompañamiento o salidas. Además, se puede ser beneficiario de talleres de envejecimiento activo para personas mayores, además de diversas actividades culturales.baile


6.- Actividades de ocio. Realizar actividades de ocio orientadas a las aficiones que uno tenga, como formar parte de un coro, clases de baile de salón, curso de pintura, etc. Se puede reunir con amigos para realizar distintas actividades en común.

7.- Unidades de Estancia Diurna. En las unidades de estancia diurna, la persona mayor sólo permanece parte del día. Estas ofrecen una atención especializada y el usuario realiza actividades físicas, mentales y se relaciona con el resto de usuarios. Al ser centros con pocos usuarios, propicia la relación entre usuarios y la creación de amistades.

8.- Animales de compañía. Por último, están los animales de compañía. Animales como un perro o un gato pueden hacer mucha compañía, pero también hay que tener en cuenta los cuidados que estos requieren y las condiciones físicas en las que se encuentra la persona mayor.

En mi opinión, es importante la asistencia a talleres relacionados con las nuevas tecnologías o tecnologías de la información y la comunicación (teléfono móvil, internet, redes sociales, correo electrónico, etc.) para prevenir la soledad, ya que cada vez están más presentes en la sociedad y están abriendo una gran brecha entre las distintas generaciones.

Visita el blog de Eldersarea

Silvia Adame Fernández,

Psicóloga especializada en Gerontología.

Envejecer en positivo

Terapias no farmacológicas en demencias, II Jornada de actualización en Gerontología


El día 13 de mayo tendrá lugar en Boadilla del Monte, Madrid una jornada de actualización gerontológica en el uso de terapias no farmacológicas en demencias. Esta jornada ha sido organizada por el Departamento de Psicología CEU San Pablo y la Fundación María Wolff. 

DESCRIPCIÓN
El concepto de terapias no farmacológicas (TNFs) se viene utilizando desde hace varias décadas para referirse a intervenciones que, a través de agentes primarios no químicos, pretenden mejorar la calidad de vida de las personas sanas o enfermas.
El campo potencial de las TNFs es muy amplio: abarca muchas patologías y técnicas de índole física, físico-química, psicológica, social motora y ambiental.
Las TNFs han de estar basados en el método científico, es decir, deben ofrecer intervenciones con resultados positivos predecibles. Las TNFs, por tanto, enriquecen y aporten racionalidad a los cuidados de la persona o paciente individual.
El Departamento de Psicología de la Universidad CEU San Pablo junto con la Fundación María Wolff organiza esta jornada que tiene el objetivo de:
Dar a conocer el campo de las TNFs´S a distintos profesionales involucrados en la atención a personas con demencia.
Conocer el grado de aplicabilidad y eficacia de las TNFs´S
Conocer los programas de intervención con distintos colectivos

Conocer la evidencia científica que acompaña a estas actividades.

FECHA Y HORA:
Miércoles, 13 de mayo del 2013
De 09:30 a 19:00
LUGAR:
Escuela Politécnica Superior (Aula Magna)
Campus de Montepríncipe
Avenida de Monteprícipe, s/n
(Urbanización Monteprícipe)
28668 Boadilla del Monte Madrid (España)
Tlf: 91 456 63 11

DESCARGAR EL PROGRAMA DE LA JORNADA

Yo ya estoy inscrita 😀

INSCRIPCIÓN GRATUITA HASTA COMPLETAR AFORO

guadalupe@mariawolff.es

Espero que sea de vuestro interés. Un saludo,

Silvia Adame Fernández.

El riesgo de no hacer nada, de Asociación Jubilares.


El riesgo de no hacer nada

piano sobre tiNo es la primera vez que comentando sobre el modelo de Jubilares alguien, de primeras, responde alguna o varias de estas sentencias:

“Será difícil que la gente se anime a cambiar de casa cuando se hace mayor”

“Qué pereza cambiar de vida, conocer gente nueva…”

“¿Y si sale mal? ¿Y si me canso de ver a los mismos?”

“Con lo bien que estoy en mi casa. Me gusta estar aquí, con mis cosas. ¿Por qué iba a cambiar?”

Estas afirmaciones encierran un pensamiento subyacente: “hacer es más peligroso que no hacer“. Gran error. Vivir es un riesgo, y tener previsión exacta de lo que va a ocurrir haciendo (o dejando de hacer) algo es una quimera.

Los riesgos de una vida en un jubilar son reales, no vamos  a negarlo. Tan reales como los que existen al mudarse de casa, al tomar un trabajo, al subirse a un coche, al besar a alguien que nos gusta. Son los riesgos de vivir en sociedad, con sus conflictos de comunicación, los mismos que uno lleva siempre solventando con un marido, un jefe, los amigos… “La amistad profunda implica el riesgo de dejarse conocer y abrirse”, dice Enrique Rojas. En fin, son los riesgos de vivir, vivir es un riesgo en sí.

¿Y si me quedo en casa? Aparentemente no cambia nada. Pero la realidad es que podría, como observamos a menudo, cambiar todo: la casa es la misma, pero esa rotura de cadera ya no permite salir a la calle (hay escaleras), dejamos de ver a los amigos (ellos también se hallan encerrados en esas jaulas de oro), dejamos de realizar las actividades cotidianas porque la casa se ha hecho demasiado grande… ¿Es eso “quedarse igual”?

ampliar zona confort

Ante esto proponemos ampliar el círculo de la “zona de confort” (recordemos el fabuloso vídeo en el que comentábamos esto). Un jubilar permite “seguir viviendo” como uno quiere, porque elimina barreras y añade herramientas de vida. Se pueden mantener nuestras cosas, nuestra gente, nuestra familia, pero además añadir más apoyos, más oportunidades, más autonomía.

Miremos hacia arriba no vaya a ser que nos esté cayendo un piano encima. Miremos hacia abajo, como decíamos hace unos días, no vaya a ser que el nivel del agua esté subiendo. Si nos empeñamos en ignorarlo será demasiado tarde, no quedará otra que construir demasiado apresuradamente otra vida, quizá incluso impuesta por otros…

No es tan arriesgado seguir diseñando la vida como uno decida por sí mismo. A eso simplemente se debería llamar vivir.

Añado un enlace a otro de mis blogs “Piensa en positivo”, donde publiqué un post sobre la zona de confort, los miedos y pensamientos asociados. 
http://eligetuactitud.wordpress.com/2012/09/28/la-zona-de-confort/

Los desafíos mentales y físicos pueden ayudar a las personas mayores a mantener la agudeza mental.


http://www.psiquiatria.com/noticias/neuropsiquiatria/alzheimer_y_demencia/59130/?utm_source=legacy_psiquiatria.com&utm_campaign=tematico_psicogeriatria_20130411&utm_medium=email#.UWZkcC6xueE.twitter

Un poco de ejercicio y algo de estimulación mental pueden ayudar mucho a que las personas mayores mantengan su agudeza mental, sugiere un pequeño estudio reciente.

Los investigadores descubrieron que las habilidades de memoria y pensamiento de 126 personas mayores inactivas mejoraron después de que les asignaran actividades diarias diseñadas para mantener ocupados sus cerebros y sus cuerpos.

Para realizar el estudio, publicado en la revista JAMA Internal Medicine, Deborah Barnes, de la Universidad de California en San Francisco, y colegas dividieron a los participantes, que tenían 65 años de edad o más (edad media 73 años), en cuatro grupos. Tres días a la semana durante tres meses, todos realizaron algún tipo de estimulación mental una hora al día y algo de actividad física también durante una hora al día.

Opciones más rigurosas eran los juegos de ordenador de entrenamiento cerebral intensivo y ejercicios aeróbicos basados en el baile. Otros participantes, a los que se realizó un seguimiento como “controles”, vieron DVD educativos sobre arte, historia y ciencia, o participaron en una clase de estiramiento y tonificación.

Todos los participantes del estudio afirmaron que sus habilidades de memoria o de pensamiento habían empeorado antes del inicio del estudio, pero todos experimentaron mejoras en dichas habilidades al final del estudio, con independencia de las actividades que realizaran, mostró el estudio.

Se espera que las tasas de Alzheimer, un trastorno cerebral relacionado con el envejecimiento, se disparen en los próximos 40 años, porque las personas están viviendo durante más tiempo y la generación de la postguerra está envejeciendo.

Aunque el estudio no prueba directamente que aumentar la actividad física y mental al mismo tiempo estimulara la función cerebral, el ensayo se construye a partir de la investigación previa que relacionaba ambas cosas, afirman los expertos.

Para acceder al texto completo consulte las características de suscripción de la fuente original:archinte.jamanetwork.com/journal.aspx

Cambios en las fases del ciclo sexual después de los 60 años, vía @Mayoresdehoy


¿Qué cambios se producen en las fases del ciclo sexual después de los 60 años?

Posted on marzo 24, 2013 by diseannika

Los cambios fisiológicos y anatómicos no tienen por qué afectar a la actividad sexual de la persona mayor. Conocer estos cambios, y contar con el apoyo de profesionales que los conozcan y les puedan ayudar, evitará que se produzan frustraciones que lleven a un cese de la actividad sexual. Una adaptación a los cambios permitirá mantener relaciones sexuales activas y satisfactorias.

sexualidadenlavejez

En el hombre, los cambios en el ciclo vital:

– Fase de excitación: precisa más tiempo para obtener la erección y es menos firme que en el joven

– Fase de meseta: Dura más tiempo y disminuye la elevación testicular

– Fase de orgasmo: Más corta y con menor volumen de líquido seminal

– Fase de resolución: La pérdida de volumen peneano es más rápida y el periodo refractario está alargado

En la mujer:

– Fase de excitación: Expansión y lubricación de la vagina

– Fase de meseta: Elevación del útero disminuida, precisa más tiempo y una estimulación sexual más intensa para lograr el orgasmo

– Fase de orgasmo: Menor número de contracciones musculares para el orgasmo y menos intensas. Pueden tener contracciones dolorosas

– Fase de resolución: Periodo refractario más alargado y reducción de la capacidad de multiorgasmo

¿Cuáles son los problemas de salud o las enfermedades que pueden obstaculizar la sexualidad después de los 60 años?


Me parece muy interesante. Lo comparto en mi blog. ¡Saludos!

Mayores de Hoy

En general, las personas mayores que perciben tener una mala salud es menos probable que mantengan relaciones sexuales. Las disfunciones sexuales se asocian con una mala salud.

Entre las enfermedades o problemas de salud que pueden hacer más difícil la realización y/o el disfrute del acto sexual se encuentran las siguientes:

Artritis. El dolor de las articulaciones ocasionado por la artritis puede hacer que el contacto sexual resulte incómodo. La cirugía de reemplazo de articulaciones y los medicamentos pueden aliviar este dolor. También pueden ser de utilidad el ejercicio, el descanso, los baños calientes y los cambios de posición o de horario para la actividad sexual.

Dolor crónico. Además de la artritis, un dolor que persiste durante más de un mes o que aparece y desaparece frecuentemente puede ser ocasionado por otros problemas óseos o musculares, herpes zoster, mala circulación, o problemas de los vasos sanguíneos. Este malestar…

Ver la entrada original 413 palabras más

Los 10 mandamientos para saber envejecer vía Escuela de ciencias del envejecimiento


Los 10 mandamientos para saber envejecer.

Comparto este artículo escrito por Nélida Beatriz Blanc para Escuela de Ciencias del Envejecimiento.

1.- Cuidarás tu presentación día a día. Arréglate como si fueras a una fiesta.
¡Qué más fiesta que la vida!.
El baño diario, el peinado, la ropa, todo atractivo, oliendo a limpio, a buen gusto.
El buen gusto es gratuito, no cuesta nada.
Que al verte se alegren tu espejo y los ojos de los demás.

2.- No te encerrarás en tu casa ni en tu habitación.
Nada de jugar al enclaustrado o al preso voluntario.
Saldrás a la calle y al campo de paseo.
“El agua estancada se pudre y la máquina inmóvil se enmohece”.

1268756578_78840728_2-Fotos-de--TERAPIA-CURSO-ACTIVIDAD-FISICA--GIMNASIA-PARA-LA-TERCERA-EDAD-O-ADULTO-MAYOR

3.- Amarás el ejercicio físico como a ti mismo.
Un rato de gimnasia, una caminata razonable dentro o fuera de casa, por lo menos abrir la puerta, regar las rosas, contestar el teléfono, baila aunque estés solo, haz cualquier movimiento que te despegue de la cama y del sillón.
“Contra pereza, diligencia”.

4.- Evitarás actitudes y gestos de viejo derrumbado, la cabeza gacha, la espalda encorvada, los pies arrastrándose.
¡No! Que la gente diga un piropo cuando pasas: “¡Qué rectito el señor!, ¡qué guapa la señora!”
Recuerda: las canas… ¡se tiñen! y las arrugas… se disimulan con una amplia sonrisa! pero el arrastrar de pies… eso sí es signo de vejez!

5.- No hablarás de tu edad ni te quejarás de tus achaques, reales o imaginarios…
Acabarás por creerte más viejo y más enfermo de lo que en realidad estás y te harán el vacío.
A la gente no le gusta oír historias de hospital.
Cuando te pregunten ¿Cómo estás?, contestarás que: ¡Muy bien! ¡divinamente!”

cropped-home-02_02.jpg

6.- Cultivarás el optimismo sobre todas las cosas.
Al mal tiempo, buena cara. Sé positivo en los juicios, de buen humor en las palabras, alegre de rostro, amable en los ademanes. No seas un viejo amargado.
Se tiene la edad que se ejerce. La vejez no es cuestión de años sino un estado de ánimo.
“El corazón no enveceje” (el cuero es el que se arruga).

7.- Tratarás de ser útil a ti mismo y a los demás.
No eres un parásito ni una rama desgajada del árbol de la vida.
Bástante a ti mismo hasta donde sea posible.
Y ayuda, ayuda con una sonrisa, un consejo, un servicio.
Al abrirte a los demás, dejarás de estar pensando en un “yo” angustiado y solitario.
“Solo cuando se abre la nuez, aparece la almendra”.

8.- Trabajarás con tus manos y con tu mente.
El trabajo es la terapia infalible.
Cualquier actitud laboral, intelectual, artística.
Haz algo, lo que sea y lo que puedas.
Una ocupación artesanal, un rato de lectura, un trozo amable de TV, la música.
La bendición del trabajo es medicina para todos los males y si ya estás jubilado, ocúpate en actividades de servicio, los hospitales, asilos, iglesias, etc.
Siempre necesitan manos que ayuden.


Practicar ejercicio físico, invertir en salud física y mental. #EnvejecimientoActivo9.- Mantendrás vivas y cordiales las relaciones humanas.

Desde luego, las que se anudan en el hogar, integrándote a todos los miembros de tu familia.
Ahí tienes la oportunidad de convivir con niños, jóvenes y adultos, el perfecto muestrario de la vida.
Convive, pero sin inmiscuirte en los problemas de los demás, a menos que expresamente te pidan un consejo, recuerda: “Ver, oír y callar”. 

10.- No pensarás que “todo el tiempo pasado fue mejor”.
Deja de estar condenando tu mundo y maldiciendo tu momento. No digas a cada palabra: “las cosas andan mal, allá en mi tiempo…”, “recuerdo que antes…” No vivas de recuerdos, mira hacia el futuro con alegría.
Ponte nuevas metas, haz planes, sueña…!
Positivo siempre, negativo jamás.

Toda persona debiera ser como la Luna: destinada a dar luz… y como el Sol siempre dando calor.

Visita la web de la Escuela de Ciencias para el Envejecimiento.

Envejecimiento Positivo