Ejercicios para hacer en casa 1 #memoria #EnvejecimientoSaludable


Hoy os propongo una sencilla actividad para estimular la mente, entretenida y emotiva. ¿Porqué emotiva? Se trata de leer estribillos de canciones populares (más bien antiguas) y tratar de adivinar su autor y título de la canción. Son canciones muy conocidas para nuestros mayores, con lo cual, fácilmente afloran recuerdos autobiográficos y emociones positivas

En mi trabajo suelo utilizar este tipo de actividades, más dinámicas y alguna que otra usuaria ha recordado el nombre de algún pretendiente, con el que bailaba en la feria de su pueblo. Además, la música nos evoca un estado de ánimo positivo y cantar estas canciones con ellos, es muy útil en problemas de conducta en demencias, ya que reduce el estrés y la agitación, dejando sensación de tranquilidad y calma. También es útil para favorecer la expresión y la comunicación

Espero que os guste, al menos, se trata de un ejercicio sencillo, que se puede realizar en cualquier lugar, incluso en un parque, disfrutando del buen tiempo. Pinchad en el enlace de abajo para ver el archivo en pdf:

ADIVINAR TITULO Y AUTOR DE CANCIONES

Saludos, 

Silvia Adame Fernández.
Psicóloga, Máster en Gerontología, Dependencia y Protección de los Mayores.
Miembro de la Comisión de Psicología del Envejecimiento del Iltre. COPAO.
Miembro de la Sociedad Española de Psicología Positiva.

Anuncios

Proyecto de Huerto terapéutico para enfermos de Alzheimer


Buenas tardes, 

Os dejo un artículo, escrito por mi, publicado en Inforesidencias, sobre las ventajas de las actividades terapéuticas que se pueden realizar con enfermos de Alzheimer y otras demencias en huertos terapéuticos específicamente diseñados para tal efecto. Espero que os guste. 

La llegada del buen tiempo nos ofrece la posibilidad de realizar actividades al aire libre. Se ha observado que los ambientes agradables influyen positivamente en la calidad de vida del adulto mayor. Es por ello que debemos proporcionar entornos agradables a nuestros mayores en los centros residenciales, ya que no suelen salir al exterior.

Beneficios de realizar actividades al aire libre, entre otros:

– Asimilación por parte del cuerpo de la vitamina D.

– Favorece un estado de ánimo positivo (síntesis de serotonina), importante para prevenir y tratar depresiones, así como regular el sueño.

– Contacto con la naturaleza.

Ventajas de nuestro huerto y jardín terapéuticos:

– Los espacios diseñados previamente, para satisfacer unas necesidades determinadas, tienen más éxito que aquellos en los que se adaptan los recursos existentes.

– Para garantizar este éxito se realizarán actividades programas, con unos objetivos adaptados a nuestros usuarios y unos fines específicos.

– Dispone de diversos espacios destinados a proporcionar diversas estimulaciones (se detallan a continuación).

Componentes del huerto terapéutico:

– Mesas de cultivo de hortalizas, dispuestas en diferentes alturas, con el objetivo de adaptarse a todos los usuarios, integrando a aquellos que utilizan silla de ruedas.

– Jardín vertical, adaptado a distintas alturas.

– Jardín horizontal.

– Jardín colgante a distintas alturas.

– Fuente

– Zona de rehabilitación física con fosa de arena de playa y barras laterales.

– Zona de descanso, con una pérgola,  mesas y sillas.

Objetivos y beneficios del huerto terapéutico:

– La plantación de hortalizas en las mesas de cultivo, además de proporcionar estimulación psicomotriz y sensorial (a nivel táctil y olfativo), es muy beneficiosa porque refuerza el sentimiento de utilidad en nuestros mayores, además de permitir que las hortalizas del huerto sean parte de la elaboración de las comidas del centro. Ello conlleva la satisfacción proporcionada por ver crecer sus plantas y poder comerlas después, el contacto con la naturaleza, además de favorecer la posibilidad de mantener y establecer relaciones positivas con los otros, proporcionando estimulación afectiva.

– Los objetivos del jardín son proporcionar estimulación sensorial (visual, olfativa, táctil y auditiva). Este incluirá plantas con flores (como geranios, claveles, azaleas, margaritas, etc.), que proporcionen estimulación sensorial visual y plantas aromáticas (lavanda, tomillo, romero, hierbabuena, albahaca, etc.), con el objetivo de proporcionar estimulación sensorial olfativa; así como varios árboles, que proporcionan estimulación sensorial auditiva, con el sonido de sus hojas. Con el jardín vertical se pretende aprovechar los espacios para aumentar la plantación y que todos los usuarios puedan utilizarlo.

– El jardín colgante, será una zona dispuesta de sombra, de plantas aromáticas, a distintas alturas, que también pueda ser utilizada por usuarios con silla de ruedas. Será una zona donde estar en contacto con la naturaleza, disfrutar de la tarea de cuidar las plantas y recibir estimulación olfativa.

– La fuente proporciona estimulación visual, auditiva y táctil. Es muy beneficiosa para los mayores con Alzheimer y otras demencias, ya que permite realizar diversas actividades mediante la estimulación sensorial y nociones básicas.

– La estimulación sensorial es especialmente importante en usuarios con demencias, porque ésta evoca recuerdos en los residentes y fortalece las conexiones neuronales del cerebro, afianzando los recuerdos y enlenteciendo el deterioro cognitivo. Además, la percepción es una de las capacidades que se pierden con el avance de estas enfermedades y su estimulación ayuda a enlentecer el deterioro.

 

– La zona de descanso pretende ser un área donde mantener y/o establecer relaciones sociales positivas en un entorno agradable, proporcionando estimulación afectiva, lo que repercute positivamente en su estado de ánimo y previene depresiones.

 

Cabe mencionar que los beneficios comentados, a nivel emocional, tales como el estado de ánimo positivo, mantener y establecer relaciones sociales con otros usuarios y con familiares y el sentimiento de utilidad (que influye positivamente en el autoconcepto de la persona); repercuten en el bienestar subjetivo de nuestros mayores y su calidad de vida.

Agradecemos a Silvia Adame Fernández, Psicóloga especializada en Gerontología, Dependencia y Protección de los mayores.

Envejecimiento Positivo

Terapias no farmacológicas en demencias, II Jornada de actualización en Gerontología


El día 13 de mayo tendrá lugar en Boadilla del Monte, Madrid una jornada de actualización gerontológica en el uso de terapias no farmacológicas en demencias. Esta jornada ha sido organizada por el Departamento de Psicología CEU San Pablo y la Fundación María Wolff. 

DESCRIPCIÓN
El concepto de terapias no farmacológicas (TNFs) se viene utilizando desde hace varias décadas para referirse a intervenciones que, a través de agentes primarios no químicos, pretenden mejorar la calidad de vida de las personas sanas o enfermas.
El campo potencial de las TNFs es muy amplio: abarca muchas patologías y técnicas de índole física, físico-química, psicológica, social motora y ambiental.
Las TNFs han de estar basados en el método científico, es decir, deben ofrecer intervenciones con resultados positivos predecibles. Las TNFs, por tanto, enriquecen y aporten racionalidad a los cuidados de la persona o paciente individual.
El Departamento de Psicología de la Universidad CEU San Pablo junto con la Fundación María Wolff organiza esta jornada que tiene el objetivo de:
Dar a conocer el campo de las TNFs´S a distintos profesionales involucrados en la atención a personas con demencia.
Conocer el grado de aplicabilidad y eficacia de las TNFs´S
Conocer los programas de intervención con distintos colectivos

Conocer la evidencia científica que acompaña a estas actividades.

FECHA Y HORA:
Miércoles, 13 de mayo del 2013
De 09:30 a 19:00
LUGAR:
Escuela Politécnica Superior (Aula Magna)
Campus de Montepríncipe
Avenida de Monteprícipe, s/n
(Urbanización Monteprícipe)
28668 Boadilla del Monte Madrid (España)
Tlf: 91 456 63 11

DESCARGAR EL PROGRAMA DE LA JORNADA

Yo ya estoy inscrita 😀

INSCRIPCIÓN GRATUITA HASTA COMPLETAR AFORO

guadalupe@mariawolff.es

Espero que sea de vuestro interés. Un saludo,

Silvia Adame Fernández.

Síntomas conductuales y psicológicos de la #demencia en residencias


Alzheimer

Los síntomas psicológicos y conductuales de las demencias (SCPD) son un tema complejo. Desde el punto de vista de los trabajadores, la “agresividad” suele ser el asunto más candente.

¿Cuáles son las causas de estas agresiones en residencias? La mayoría de los profesionales apuntan al “proceso neurodegenerativo” o al “Alzheimer”. En nuestra opinión, esta explicación es incompleta, por no decir errónea.
La demencia dificulta a la persona la modulación adecuada de su afectividad y conducta. Pero esto no significa que la agresividad de la persona con demencia tenga un origen endógeno. En nuestros programas de consultoría con centenares de casos, nos encontramos con que la agresividad del enfermo de demencia suele ser reactiva la mayoría de las veces. Su origen puede hallarse en detonantes evitables por la institución: trato inadecuado, rutinas que irritan al residente, salas abarrotadas de gente y ruido, dolor no tratado, problemas de continencia, uso de sujeciones físicas o químicas y estresores similares. Desde los años 90, la IPA recomienda las Terapias No Farmacológicas (TNF) como tratamiento de primera elección ante los SCPD porque numerosos estudios han demostrado que son más eficaces que los fármacos a secas (además, evitamos efectos secundarios). Esto no significa que las TNF sean la panacea, ni que no deban usarse los fármacos: como en toda dolencia humana siempre hay casos resistentes al tratamiento o los éxitos son en ocasiones parciales.
Difícil o no de tratar por el condicionante orgánico subyacente de cada caso, la prevención es clave: la agresividad se puede prevenir en gran medida. Ése debería ser el énfasis de toda institución. La literatura demuestra que esto se puede conseguir con formación y consultoría.
En Alemania y otros países como el nuestro, el uso de antipsicóticos como falsa solución a los SCPD es literalmente escandaloso. La prensa generalista alemana ya se ha hecho eco del uso abusivo de estos fármacos. Por ejemplo: según estimaciones de la Universidad de Bremen (Glaeske 2012) el 33% de las personas alemanas con demencia toma antipsicóticos. En España la situación es similar. Ocurre que los expertos sabemos que la inmensa mayoría de estas prescripciones no cumplen criterios médicos, sino que obedecen a factores sociales (cuidadores sin formación en el manejo de las demencias, etcétera) o culturales (intolerancia a SCPD inocuos como la deambulación, las preguntas repetitivas, etcétera). Hablando en plata: se trata de sujeciones químicas que aumentan la mortalidad, producen letargia, limitan la capacidad comunicativa del residente, aumentan las caídas y lesiones, dificultan los cuidados al personal asistencial y restan sentido a la existencia de las personas sometidas a estos “tratamientos”. Tapujan y perpetúan los déficits asistenciales. En España el tema aún no ha saltado a la opinión pública, pero los profesionales y los dirigentes de las instituciones deberíamos ser proactivos: por un lado debemos formar a nuestros médicos, técnicos y equipos de gerocultores en el manejo de los SCPD. Y por el lado institucional debemos rediseñar parte de los procesos que pueden evitar o mitigar su aparición.
Lo positivo, es que cada vez son más los directivos que han identificado el problema y se disponen a ponerle solución. Y solucionar estos problemas no solo reporta más calidad de vida a residentes, familiares y trabajadores, sino que mejora la situación de costes asistenciales. En esta reseña solo hemos tocado la punta de la punta del iceberg. Otro día más.

Artículo de opinión en http://www.entremayores.es, escrito por Rubén Muñiz Schwochert, director de Investigación de la Fundación Maria Wolff. Coordinador del International Non-Pharmacological Therapies Project.

—————————————————————————————————————————————————

Estoy de acuerdo con el señor Muñiz en que, en la mayoría de las ocasiones, las manifestaciones conductuales de agresividad se producen como reacción a algo del ambiente. Muchas veces es una luz insuficiente que hace que el paciente vea sombras donde no las hay, o quizás mucho ruido. Estas manifestaciones suelen reducirse previniendo estas situaciones. ¿Cómo podemos prevenir las manifestaciones conductuales de agresividad? Anotando todo aquello que estaba pasando antes y en el momento de que se produzcan estas situaciones, para poder identificar aquello que el paciente/usuario interpreta como amenazante y hace que se defienda, porque la agresividad manifestada no es más que una conducta de defensa ante un estímulo interpretado como amenazante. Dejo el enlace a un archivo de pautas y consideraciones para prevenir las manifestaciones conductuales de agresividad en pacientes con demencia.

Un saludo,

Silvia Adame Fernández

Psicóloga especializada en Gerontología,Dependencia y Protección de los Mayores

Envejecer en positivo