Caminar y pensar a la vez para detectar el deterioro cognitivo leve


Artículo de la revista MUY interesante

Caminar y pensar a la vez para detectar el deterioro cognitivo leve.

La población mundial envejece y con el envejecimiento aumenta la prevalencia de personas que sufren algún tipo de deterioro cognitivo más allá del propiamente esperable por los años cumplidos. Ante esta situación, hay que ponerse las pilas y hacer todo lo posible por cuidar el cerebro para que nos dure sano, o al menos, intentar sacarle el mayor partido posible sea cual sea la circunstancia que nos depare el futuro.

En este sentido, una de las cuestiones más interesantes es la de poder diferenciar bien quién tiene un deterioro cognitivo propio de la edad de aquel que tiene un deterioro cognitivo ligero. Dos investigadores franceses han encontrado que realizar una tarea mental compleja mientras se camina, podría ser una buena prueba para esa detección temprana.

En el experimento, publicado en Clinical Interventions in Aging, participaron personas sanas jóvenes y mayores, y también personas diagnosticadas de deterioro cognitivo leve. Se les realizaron evaluaciones de distintas capacidades mentales y también se les pasó una prueba conocida como el test de los senderos, modificada para su aplicación mediante la caminata.

Esta prueba se realiza sobre una alfombra negra en la que hay escritos diversos números y letras en color blanco. El individuo debe ir pisando con un pie un número y con otro una letra, los primeros de menor a mayor y las segundas, por orden alfabético. Así sería con el pie derecho el 1, con el izquierdo la A, con el derecho el 2, con el otro la B, etc. mientras se van ignorando otros números que actúan como distractores.

La prueba pone en marcha un aspecto cognitivo denominado flexibilidad mental, que se afecta en personas con deterioro cognitivo leve.  Los resultados mostraron que el test de los senderos en caminata permitía detectar aquellos participantes con deterioro cognitivo ligero ‘borderline’, concretamente en lo que a sus funciones ejecutivas se refería. Detectar algo tan tempranamente es importante porque esas personas podrían ejercitar sus funciones mentales para mantenerlas a buen funcionamiento durante más tiempo.

Marisa Fernández, Neuropsicóloga Senior, Unobrain

Anuncios

Los desafíos mentales y físicos pueden ayudar a las personas mayores a mantener la agudeza mental.


http://www.psiquiatria.com/noticias/neuropsiquiatria/alzheimer_y_demencia/59130/?utm_source=legacy_psiquiatria.com&utm_campaign=tematico_psicogeriatria_20130411&utm_medium=email#.UWZkcC6xueE.twitter

Un poco de ejercicio y algo de estimulación mental pueden ayudar mucho a que las personas mayores mantengan su agudeza mental, sugiere un pequeño estudio reciente.

Los investigadores descubrieron que las habilidades de memoria y pensamiento de 126 personas mayores inactivas mejoraron después de que les asignaran actividades diarias diseñadas para mantener ocupados sus cerebros y sus cuerpos.

Para realizar el estudio, publicado en la revista JAMA Internal Medicine, Deborah Barnes, de la Universidad de California en San Francisco, y colegas dividieron a los participantes, que tenían 65 años de edad o más (edad media 73 años), en cuatro grupos. Tres días a la semana durante tres meses, todos realizaron algún tipo de estimulación mental una hora al día y algo de actividad física también durante una hora al día.

Opciones más rigurosas eran los juegos de ordenador de entrenamiento cerebral intensivo y ejercicios aeróbicos basados en el baile. Otros participantes, a los que se realizó un seguimiento como “controles”, vieron DVD educativos sobre arte, historia y ciencia, o participaron en una clase de estiramiento y tonificación.

Todos los participantes del estudio afirmaron que sus habilidades de memoria o de pensamiento habían empeorado antes del inicio del estudio, pero todos experimentaron mejoras en dichas habilidades al final del estudio, con independencia de las actividades que realizaran, mostró el estudio.

Se espera que las tasas de Alzheimer, un trastorno cerebral relacionado con el envejecimiento, se disparen en los próximos 40 años, porque las personas están viviendo durante más tiempo y la generación de la postguerra está envejeciendo.

Aunque el estudio no prueba directamente que aumentar la actividad física y mental al mismo tiempo estimulara la función cerebral, el ensayo se construye a partir de la investigación previa que relacionaba ambas cosas, afirman los expertos.

Para acceder al texto completo consulte las características de suscripción de la fuente original:archinte.jamanetwork.com/journal.aspx