Desarrolla tu autoestima, paso 2. #EnvejecimientoSaludable #Aceptacion


Hace un tiempo escribí sobre la autoestima en las personas mayores, indicando el primer paso a seguir para desarrollar tu autoestima. Como comentaba, siempre es positivo realizar estos ejercicios, ya que la autoestima es un continuo y siempre se puede mejorar, para llevar una vida más sana contigo mismo/a.

¿Qué hacer para desarrollar la autoestima?

Hoy os propongo el segundo paso, LA ACEPTACIÓN, para que lo trabajéis durante esta semana:

2. – Acéptate tal y como eres

No podemos controlar todo nuestro mundo, ni todo lo que nos sucede. Hay ciertos eventos estresantes en la vida de toda persona, circunstancias de la vida, dolorosas, por las que tenemos que pasar. Y es que en la vida hay que sufrir, debemos aceptar que el sufrimiento es parte de nuestra vida. Ello no implica pensar que somos simples víctimas, títeres del destino sin voluntad propia. No.

Debemos aceptar las circunstancias, como nos vienen, porque la ACEPTACIÓN es el primer paso para la ACCIÓN. Aceptarnos es vital para comenzar a sentirnos bien y ponernos manos a la obra para cambiar aquello que no nos guste.

Si no me gusta mi pelo canoso y mis arrugas, debo aceptar que son míos y que son así. El pelo canoso y las arrugas no son más que el fruto de una larga vida vivida, miles de experiencias pasadas, buenos y malos momentos, logros obtenidos fruto del esfuerzo. Si soy testarudo, aunque no me guste, debo aceptarlo, porque es una realidad. Si puedo cambiar mi forma de actuar en determinadas situaciones y ser menos testaruda, es otro tema. Estos son dos ejemplos de aceptación.

Aceptar es, pues, admitir, más allá de nuestra opinión sobre ello. Trabajar la autoaceptación consiste en aceptar nuestra vida, nuestros pensamientos, sentimientos, deseos, nuestro cuerpo. ¿Cómo lo hacemos?

Os propongo que trabajéis la autoaceptación durante esta semana, siguiendo estos ejercicios:

– Ponte frente a gran espejo y mira tu cara y tu cuerpo. Presta atención a los sentimientos que aparecen mientras lo haces. Es probable que haya partes que te desagraden, pero debes aceptar que ese es tu cuerpo, más allá de lo que opines sobre él. Quizás te ayude decirte “Ese/a soy yo en este momento. No lo niego y lo acepto”.

Nuestra autoestima no depende de nuestro atractivo físico, pero nuestra negación a vernos y aceptarnos, sí influye en nuestra autoestima.

– Acepta tus pensamientos y sentimientos tal y como son, meros pensamientos/sentimientos, para poder después corregirlos o hacer algo al respecto, en caso de ser necesario. Puede ayudarte decirte “ahora me siento así y así (describiendo las sensaciones) y lo acepto plenamente”. Como dice el Sr. Branden “un hecho es un hecho; lo que es, es; si el sentimiento existe, existe”. 

Explórate. ¿Cúales son tus debilidades o defectos? Todos tenemos faltas y limitaciones. Si pudiéramos darnos cuenta de que el hombre no es perfecto y aceptáramos que tenemos defectos, viviríamos mejor con nosotros mismos. Conozco una frase, que dice: “en tu debilidad está tu fuerza”. Conocer tus debilidades te ayuda a vivir mejor. Te permite cambiar lo que no te gusta , mejorando tus limitaciones. También dice mucho de ti mismo pues, atreverte a hurgar donde no te gusta, tus defectos, implica valentía y coraje, así como afán de superación. Para ayudarte, puedes responder a estas cuestiones:

– Algunas de las cosas que no me gustan de mí mismo son…
– Me gusto menos cuando…
– Algunas de mis acciones que me cuesta aceptar son…
– Algunas de las situaciones que me sacan de mis casillas son…
– Si aceptara más mis sentimientos…
– Si aceptara aquello que no me gusta de mí, me sentiría…
– Algunas de las cosas que me gustan de mí mismo son….
– Me gusto más cuando…

¡A trabajar! Siempre podemos mejorar, lo único que hace falta es la voluntad. 

Saludos,
Silvia Adame Fernández
Psicóloga, Máster en Gerontología, Dependencia y Protección de los Mayores. 

Anuncios

Os presento a George, un ejemplo de envejecimiento exitoso. Vía @MeridiaDF #Mayores


Comparto con vosotros un post de mis amigos de Meridia, que nos cuenta cómo conocieron a George, un señor mayor que TRABAJA en Disneyland. Con sus 87 años sigue activo y comprometido con la vida yendo cada día a trabajar. Me parece un muy ejemplo para mostrar, dar a conocer y derribar prejuicios sobre las personas mayores

Los años nos hacen diferenciarnos cada vez más, con lo cual, ningún mayor es igual a otros. Los no son iguales, al igual que el resto de personas, como se suele decir, cada persona es un mundo, ¿porqué los mayores no?

______________________________________________________________________________________

EN UN RINCÓN DE DISNEYLAND: LA  ALEGRÍA DE LOS MAYORES 

August 5, 2014

“La semana pasada tuve la gran fortuna de irme con mi familia a Disneylandia. Fue una experiencia maravillosa compartir con mis nietos su primera salida fuera del país y ver su alegría al llegar a este mágico lugar.

El subirme con ellos a los juegos (no a todos) fue una gran emoción especial para mi porque me doy cuenta que todavía tengo la energía para eso y conservo mi capacidad de asombro. Y justamente cuando estábamos haciendo fila para subirnos a uno de ellos, tuve la suerte de conocer a George, un encantador adulto mayor cuya foto les comparto.

En lo poco que pude platicar con él me dijo que tiene 87 años de edad, que vive con su esposa y que hace 3 años trabaja en el parque de Disneylandia y que disfruta mucho de su trabajo, que consiste en barrer una gran área del parque, y a pesar de su edad y de estar toda la mañana bajo el fuerte sol de California, que ese día era de poco más de 30°, no pierde la sonrisa que ves en la foto, y además le hace honor al botón que porta que dice: “Happily Ever After” (Por siempre feliz). Que por cierto me regaló y lo he adoptado como lema de vida. Dios bendiga a todos los Georges del mundo.”

ELSA POMAR: EMBAJADORA DE MERIDIA. Centro de Día para Adultos Mayores.

Desarrolla tu autoestima, paso 1. #EnvejecimientoSaludable #Mayores


Buenos días.

Hoy escribo sobre la autoestima en la persona mayor. Este es un aspecto clave a tener en cuenta a todas las edades, ya que afecta a todas las áreas de nuestra vida, pero tal vez de un modo más evidente a una edad avanzada.

soledad de ancianos

¿Por qué? En primer lugar, los estereotipos y opiniones sobre las personas mayores siguen siendo hoy día negativos, no obstante, se está evolucionando hacia una imagen más positiva. Con respecto a esto, algunas de las percepciones sobre las personas mayores son, según el informe de 2010 del IMSERSO, “no pueden valerse por sí mismas y necesitan cuidados” o “están muy solos”. Cabe resaltar, que las percepciones más negativas fueron dadas, en mayor medida, por el grupo integrado de las personas mayores entrevistadas. Es por ello que creo importante tratar el tema de la autoestima en mi blog.

El modo en que nos sentimos con respecto a nosotros mismos afecta a todas las áreas de nuestra vida, determinando nuestra interpretación de los acontecimientos y nuestra reacción ante ellos. A modo de ejemplo, son características de una baja autoestima un deseo excesivo de agradar, ser exigente consigo mismo o una hipersensibilidad a las críticas. A la larga, puede conllevar problemas de depresión y ansiedad, entre otros muchos. Nathaniel Branden sostiene que la autoestima positiva es el requisito fundamental para vivir una vida plena, cuyos componentes son la suma de la confianza y el respeto por uno mismo.

Así, tener una autoestima adecuada implica:
Autoeficacia: confianza en nuestra capacidad de pensar y de enfrentarnos a los desafíos básicos de nuestra vida.
Respeto por uno mismo, por el simple hecho de ser persona. DERECHOS ASERTIVOS BÁSICOS.

La autoestima siempre es una cuestión de grado, un continuo, en el que cada uno tendrá una autoestima más o menos alta/baja. Desarrollar la autoestima siempre es importante, porque ésta determina cómo vamos a vivir nuestra vida y se relaciona con:

– Ser más creativos.
– Estar más preparados para afrontar situaciones estresantes y salir fortalecidos de ellas.
– Estar más predispuestos a conseguir nuestras metas.
– Ser más propensos a respetar a los demás.
– Tendremos más posibilidades de entablar relaciones positivas y enriquecedoras.

La belleza está en los ojos del que mira.

La autoestima no viene dada por el conocimiento, las conquistas amorosas o el dinero; es, en palabras del Sr. Branden, una experiencia íntima, es lo que pienso y siento sobre mi mismo. Así, el autor comenta que “el estado de una persona que no está en guerra ni consigo misma ni con las demás, es una de las características más significativas de la autoestima”.

¿Qué hacer para desarrollar la autoestima?

Hoy os propongo el primer paso, para que lo trabajéis durante esta semana:

1. – Vive el momento

Vivimos cada día, como suele decirse, “con el automático puesto”. Es muy común que realicemos nuestras actividades diarias de manera automática, mediante nuestro insconsciente, para procesar la información de un modo más rápido pues, procesar la información de manera consciente sería más lento y no nos daría tiempo de responder adecuadamente a muchos de los estímulos.

Vivir conscientemente significa poner atención en todo aquello que realizamos, centrar la mente en el presente. Si vamos caminando, poner atención en lo que vamos viendo, cómo nos movemos, cómo nos sentimos, etc., en lugar de ir pensando en eventos próximos o ya pasados.

Realizar este ejercicio continuamente ayuda a trabajar nuestra memoria. La mayor parte de nuestro fracaso se debe, principalmente, a que no hemos estado atentos a ello. Por el contrario, al realizar nuestros actos de manera consciente, prestamos atención y se memoriza, resultándonos más fácil recordar. Por ejemplo, solemos realizar muchos actos de manera inconsciente, como cerrar el coche con llave, soltar las llaves al entrar en casa, apagar el gas en la cocina, etc.

Así, os propongo que trabajéis el estar conscientes el mayor tiempo posible, pensando y sintiendo:

– ¿Qué estoy haciendo ahora?Envejecer Activo
– ¿Qué estoy pensando, viendo o escuchando?
– ¿Qué sensación física tengo?
– ¿Qué postura corporal tengo,
o qué movimientos estoy realizando?

– ¿Cómo me siento?

Espero que lo practiquéis y os guste. 

Saludos,
Silvia Adame Fernández.
Psicóloga, Máster en Gerontología.
Miembro de la Comisión de Psicología del Envejecimiento del COPAO.
Miembro de la Sociedad Española de Psicología Positiva.Envejecer en positivo

Hacer positiva nuestra labor en el cuidado #Dependencia


Este post va dirigido, especialmente, a los cuidadores, formales e informales, de personas mayores dependientes que viven en sus casas (también se puede aplicar a mayores que viven en centros).

Hay muchas personas mayores que pasan la mayor parte del día en casa, sin salir. Aquellos que viven en casa, muy probablemente, tienen muy poca actividad, física, social y mental. Estas personas pasan el día sentadas, viendo la televisión, sin estimulación. El día se hace aburrido, monótono. Ya sabemos que cuanto menos hacemos, menos ganas tenemos, por lo que la apatía (falta de motivación o entusiasmo) aumenta cada día. Esta falta de actividad, de motivación, de acción, puede llevar a una depresión establecida.

Los cuidadores debemos hacer lo que esté en nuestra mano por mejorar la vida cotidiana de esta persona, familiar o usuario, que nos está pidiendo a gritos que hagamos algo.

Pero, ¿qué puedo hacer yo si esta persona no tiene ganas de nada y ha perdido la ilusión por la vida?  

En muchas ocasiones, no sabemos qué preguntarle, estamos cansados con tanto trabajo, no tenemos tiempo de pararnos a hablar un ratito, de realizar algún juego, un sinfín de “límites” que obstaculizan un cuidado con esencia

En primer lugar, podemos comenzar por pequeños detalles, pequeñas actuaciones positivas en el cuidado, que no nos llevarán mucho tiempo. Por ejemplo:

En el aseo:

Utilizar un perfume agradable y de adulto. Con esto quiero decir a no usar la típica colonia fresca de bebés, que tanto he visto usar con mayores. No. 

Seguro que nuestro mayor tiene bastante ropa elegante colgada en el armario. Si apenas sale de casa, ¿para qué la quiere ahí guardada? Pongámosle algo elegante (tampoco me refiero a ropa de boda). ¿Por qué no ha de ir bien vestido a diario? Esto hará que se sienta mejor consigo mismo, influyendo positivamente en su autoconcepto. Además, es un buen momento para hacerle cumplidos y, con estas acciones estamos promoviendo que las posibles visitas también le hagan algún comentario sobre su buen aspecto. 😀

Si, además, les damos el peine para que se peinen por sí mismos, que se echen el perfume; los incitamos a que ellos mismos se aseen, en la medida de lo posible, y les apremiamos por ello, estaremos fomentando su autonomía y autoestima

Alimentación:

Ya que tenemos que cocinar algo para ellos, ¿por qué no algo que realmente les guste? Su comida favorita, algún postre que le saque una sonrisa (arroz con leche, por ejemplo). Y, si vamos más allá, ¿por qué no nos interesamos por cómo lo cocinaba ella (o su mujer) e intentamos cocinar de un modo más parecido y que le traiga recuerdos positivos? Pensándolo bien, además aprendemos otro modo de realizar el mismo plato. También podemos comprar de vez en cuando algún alimento que sabemos que le gusta mucho. 

Aspectos relacionales y actividades:

¿Le preguntamos a menudo como se siente? Si está triste o desganado, ¿porqué? ¿Qué le apetece hacer? Si quiere hablar de algo en particular, si quiere que ordenemos sus cosas… Podemos interesarnos por su persona, preguntarle por sus aficiones, que nos pueden dar ideas sobre qué actividades podemos realizar juntos. Por ejemplo, si le gustan mucho las plantas, salir al patio de la casa o balcón e intentar que él/ella colabore en las labores (plantar semillas, transplantar, regar, cortar, etc.). 

Es importante llevarlos a dar paseos al aire libre porque, a la vez que le da el sol, tan beneficioso, también fomentamos que se relacione con otras personas. Si nos cruzamos con vecinos, tratar de iniciar y mantener una conversación, podemos acercarnos a un parque, e intentar conversar con niños, adultos, etc. 

En casa, también podemos hacer juegos de palabras: decir palabras que empiecen o terminen por tal o cual sílaba, palabras relacionadas con algún significado, etc. 

Cuanta mayor actividad física, social y mental tenga, más lento será el deterioro, se encontrará mejor de ánimo, la convivencia o el cuidado se hará más llevadero y de un modo más saludable para ambos, y seremos más felices. Si las actividades son agradables para él/ella, acabará proponiéndonos a nosotros las actividades, lo cual significará que su vida tiene sentido y tiene ganas de vivir y disfrutar. Por otro lado, a estas edades tienen muchos dolores, si están entretenidos con actividades significativas para ellos, ni se acordarán del dolor.

Entiendo que muchas veces, el cuidar se hace pesado, nos cuesta entendernos con nuestro mayor, no entiende que nosotros también tenemos una familia y, al final, acabamos cansados y desmotivados. Debemos entender también a nuestro mayor. Ponernos en su lugar. ¿Cómo te sentirías si tuvieras que pedir ayuda cada vez que necesites ir al baño o beber agua, en lugar de ir tú solo/a cuando te apetezca, si tuvieras que permanecer sentado/a hasta que te ayuden? ¿Cómo te sentirías si no pudieses decidir dónde colocar tus objetos personales en tu propia casa? ¿Cómo te sentirías si manejasen tu dinero sin consultarte? Es una gran pérdida de control sobre tu propia vida y, ello crea sentimientos negativos, como falta de control sobre tu propia vida, sentimiento de inutilidad, sentimiento de ser una carga para las personas que quieres, etc. Es muy importante tener en cuenta todo esto antes de dar una mala contestación a nuestro mayor. Debemos comprender que no se siente precisamente bien.

Con lo cual, dar los buenos días con una sonrisa y decirlo con la boca bien abierta es muy importante. Minimizar las quejas a los achaques, comentarles todo aquello que nos gusta de ellos (“me gusta hablar contigo sobre estos temas”, “¡me encanta este perfume!”, “¡qué bien te sienta esta camisa!). 

Espero que estos consejos sirvan de algo, ya que no quitan demasiado tiempo.

Es importante hacer positiva nuestra labor en el cuidadoFoto personal-crop1-crop

Saludos,

Silvia Adame Fernández.
Licenciada en Psicología, Máster en Gerontología. 

Aprovechar al máximo las oportunidades para tener un bienestar físico, psíquico y social.


Especial Envejecer y en Envejecimiento Activo del IMSERSO:
Según la OMS el envejecimiento activo es el proceso de aprovechar al máximo las oportunidades para tener un bienestar físico, psíquico y social durante toda la vida. El objetivo es extender la calidad y esperanza de vida a edades avanzadas. Además de continuar siendo activo físicamente, es importante permanecer activo social y mentalmente participando en: actividades recreativas, actividades con carácter voluntario o remuneradas, actividades culturales y sociales, actividades educativas, vida diaria en familia y en la comunidad.
El envejecimeinto tiene lugar en el contexto social de amigos, compañeros, vecinos y familiares. Esta es la razón por la que la interdependencia y la solidaridad entre generaciones son principios importantes del envejecimiento activo. La Real Academia Española define el Envejecer como “Dicho de una persona o de una cosa: Hacerse vieja o antigua” o “Durar, permanecer por mucho tiempo”. Pero el proceso de envejecimiento es algo más.

Las personas mayores representan el grupo de población más variado y heterogéneo, con diferencias biológicas, físicas, mentales, culturales, históricas… que no sólo las distinguen de los adultos y de los niños, sino que también les hace ser diferentes entre ellos mismos, por lo que podríamos concluir que sólo comparten el “envejecimiento cronológico”, pero no el vital.

Durante el envejecimiento no sólo se producen pérdidas y deterioros, también se mantienen los aprendizajes y la experiencia, e incluso se desarrollan o aprenden nuevas habilidades para la adaptación y afrontamiento de estas pérdidas, así como la capacidad para seguir creando y participando socialmente, formando parte de la sociedad.

La calidad de vida de los mayores depende de factores biológicos (asociados a la salud y la enferrmedad), pero además los factores sociales, culturales, los hábitos de vida y las características personales de cada mayor influyen en la vivencia y grado de satisfacción de esta calidad de vida.

La atención y el abordaje profesional del envejecimiento debe ser, por tanto, desde una perspectiva multidisciplinar e interdisciplinar.

Este especial es parte del reconocimiento social a las personas mayores y a su envejecimiento, y una llamada de atención a los profesionales y a la sociedad en general de la importancia de conocer esta etapa vital que puede representar una cuarta parte (y en ocasiones un tercio) de la vida de una persona.

Cinco pasos para una jubilación satisfactoria


Cuando una persona se jubila, se produce un cambio brusco en su vida, pues se produce una modificación en sus hábitos. La vida cotidiana cambia de un día para otro, antes orientada a la labor profesional, la persona pasa a disponer de gran cantidad de tiempo libre. Por otro lado, las relaciones sociales asociadas al trabajo se ven reducidas. Por ello, es importante realizar un plan de acción para ocupar el tiempo libre, haciendo frente a estos cambios.

Nietos

  1. Visión positiva de la situación. Concebir estos cambios como una oportunidad para realizar todas aquellas actividades que siempre ha querido realizar y ha ido posponiendo para cuando “tuviera tiempo”, en lugar de percibir la jubilación como un aspecto negativo, indicativo de que ya no es necesario para la sociedad, es vital para una jubilación exitosa. Después de la jubilación hay vida, y mucho por hacer. Puede resultar muy útil para la sociedad ayudando a otras personas, mediante el voluntariado, incluso viajando resulta útil, colaborando en la mejora de la economía del sector turístico. Por lo tanto, todo depende del cristal con que se mire y siempre es mejor una visión positiva que negativa de la situación.
  2. Conocerse a sí mismo. El segundo paso para ocupar el tiempo libre es dedicar cierto tiempo a reflexionar sobre nuestras características personales, nuestros pensamientos y emociones. Preguntas como ¿qué aspectos me caracterizan?, ¿cuáles son mis necesidades en la situación actual?, ¿qué actuaciones podría llevar a cabo para cubrir estas necesidades?, ¿qué actividades podría realizar para sentirme bien conmigo mismo? La respuesta a estas preguntas es crucial para proporcionar una lista de actuaciones a llevar a cabo, personalizada, evitando la inactividad y los pensamientos negativos tras la jubilación.
  3. Los contactos sociales. Debido a que ya no es necesario realizar actividades fuera de casa (como ocurría antes con el trabajo), puede que disminuyan las salidas y las relaciones con otras personas. Salir y relacionarse con otros favorece la expresión de emociones positivas, alejando las negativas (sentimiento de soledad, depresión, ansiedad, etc.). Además, las relaciones positivas son enriquecedoras y mejoran la percepción sobre uno mismo, aumentando la felicidad. Existen diversas actividades que se pueden realizar junto con otras personas, como realizar ejercicio físico, salir a cenar, aprender cualquier tipo de baile, realizar voluntariado, etc.
  4. La organización del tiempo libre. Dedicar tiempo a la realización de actividades agradables propicia un pensamiento positivo, siendo beneficioso para la salud. Una vez hemos reflexionado sobre las posibles actividades a las que podemos dedicar nuestro tiempo, conviene pensar cuánto tiempo a la semana nos gustaría dedicar a cada actividad, en función de la importancia y tiempo requerido. Para ello, realizaremos una tabla con los días de la semana y un horario. Es importante tener en cuenta las horas que debemos dedicar a las actividades cotidianas, como comer, dormir o el autocuidado. Éste último es muy importante, pues también influye positivamente en la percepción sobre uno mismo.
  5. La apertura a la experiencia. Consiste en estar abierto a vivir nuevas experiencias y realizar diversas actividades, entre otras características. La apertura a la experiencia es un rasgo de personalidad que influye en el bienestar de la persona. Es por ello que es un paso más hacia una jubilación satisfactoria. No cerrarse ante nuevas vivencias y posibilidades nos va a permitir disfrutar de la vida, viviendo experiencias enriquecedoras y gratificantes. ¿Cómo fomentamos nuestra apertura a la experiencia? Aprovechar las oportunidades que la vida nos ofrece, asistiendo a talleres o cursos, apuntarnos a viajes organizados, etc. En definitiva, consiste en no cerrarnos ante nuevas oportunidades que tengamos a nuestra disposición.

Bicis

Estas son algunas de las indicaciones que pueden llevarse a cabo para afrontar positivamente los cambios asociados a la jubilación. Mi consejo es disfrutar de la vida, pues sólo disponemos de una vida y el tiempo no se detiene.

Silvia Adame es psicóloga especialista en gerontología y dependencia, además de la responsable de Envejecer en positivo. Podéis seguirla en TwitterLinkedin y Pinterest.

Visita el blog de Eldersarea

Yoga en las personas mayores.


Si bien es cierto que las posturas de yoga parecen complicadas para practicarlas a cierta edad, sí existe la posibilidad de practicarlo de una manera suave y sin forzar el cuerpo más allá de sus posibilidades. Concentrarse en la respiración mientras mantienes una postura, nos ofrece la posibilidad de desconectar de la vida diaria y mejorar nuestro autoconcepto, pues estamos realizando una actividad física que repercute positivamente en nuestro cuerpo. Además, sentir la tensión de una o varias zonas corporales nos ayuda a conocer nuestro cuerpo y sentirnos mejor. Por último, realizar esta actividad nos relaja física y mentalmente, con las repercusiones positivas que ello conlleva (disminución de sensación de estrés, experimentación de sensaciones positivas, mejor funcionamiento fisiológico, etc. ). 

A continuación, dejo DOS post que he encontrado sobre la práctica de yoga en personas mayores. 

Un saludo y feliz fin de semana, 

Silvia Adame Fernández,

Psicóloga especializada en Gerontología. 

Envejecer en positivo

———————————————————————————————————————————————————–

Entrada vista en Salud para nuestros mayores

Existen muchas formas de yoga suave que puede lograr rejuvenecer el cuerpo entero.

Una persona puede llegar a edad avanzada lúcida y en excelente estado desalud, recuerden nunca es tarde para reaccionar.

Existen muchos trastornos, como la artrosis, propios del deterioro físico que se produce; estos trastornos pueden prevenirse o retardarse con la práctica del yoga.

Es preciso considerar el envejecimiento como una etapa interesante de la vida, que dependerá siempre de nuestra actitud interna, de cómo tomemos esta fase de la vida.

Beneficios del yoga:

Entre los beneficios del yoga se encuentran:

Incrementa la flexibilidad.

Mejora el tono muscular.

Tiene un efecto relajante.

Aumenta la concentración.

Fortalece los huesos, mejora la respiración y la circulación.

Estimula el sistema inmunológico.

Mejora el funcionamiento de los órganos sexuales.

Ayuda a balancear las emociones.

Lo ideal es realizar la práctica con la dirección de un profesor y realizar previamente una consulta médica.

Con ciertas posturas practicadas con suavidad, se ayudara a que la corriente sanguínea, irrigue el cerebro, activando todos los vasos del cuerpo y evitando el esclerosamiento de las arterias.

Con ejercicios y posturas adecuadas, lo devolveremos la flexibilidad a la columna vertebral.

La práctica del Yoga es una excelente forma de mantener la mente y el cuerpofuerte y saludable a cualquier edad.

El Yoga es muy beneficioso en el aspecto físico como así también en el psicológico para las personas mayores.

Vídeo: Yoga para nuestros mayores

————————————————————————————————————————————————————

Post del blog  El ojo del tigre, Blog de Yoga Coslada

Como siempre hemos comentado en otros artículos y publicaciones, Yoga es un método completo en sí mismo y sin limitación ninguna, ni en el alcance de sus objetivos, ni en la edad de comienzo ya que sus patrones de ejercicio basados en la filosofía de la vida misma son adaptables a cualquier edad y en cualquier momento y lugar dependiendo solamente de la propia limitación del estudiante.

Con ciertas precauciones es ideal

Teniendo en cuenta que sus ejercicios moderados están dirigidos a la columna vertebral y la felxibilidad general del cuerpo y esta es símbolo de la juventud física y mental, ahí tenemos los ingredientes remedio para la edad avanzada.

Como una máquina, que necesita cuidado apropiado y mantenimiento. La mejor manera de cuidar su cuerpo y los huesos es a través del yoga. Este ejercicio ha demostrado aumentar de manera drástica su salud si se practica regularmente.

Las Técnicas de Yoga Previenen los Problemas de la Edad Avanzada

El Yoga te ayuda a prevenir la degeneración. Los años han ejercido una presión en los huesos con la dieta inadecuada, el abuso con el trabajo, y postura equivocada. Si usted ha pasado por estas actividades durante años sin hacer ejercicio de manera regular, entonces su cuerpo, en última instancia, se acabará colapsando.

Estudios recientes revelan que las personas de edad que comenzaron a practicar posturas de yoga frenaron su proceso de envejecimiento y se sintieron mejor que nunca. El Yoga tiene por objeto unir y equilibrar los diferentes componentes de su cuerpo. Es un sistema integrado para el beneficio del cuerpo, mente y espíritu.

Si eres realmente serio a la hora de yoga para frenar el envejecimiento, mirar en la práctica de Asanas. Dicha práctica implica ejercicios de respiración y meditación para eliminar alteraciones digestivas, las venas varicosas, debilidades crónicas y otras condiciones que suelen acompañar a al vejez. La práctica de yoga con regularidad también ayuda a controlar el peso ya que te permite ser más consciente de tu cuerpo. Estarás capacitado para responder a la llamada del cuerpo y conseguir sintonizarlo con tu mente. Con la ayuda del Yoga usted puede, de forma natural, tener una vida más larga puesto que puede influir positivamente en los factores fundamentales que determinan el alargamiento de la vida tal como: el cerebro, las glándulas, columna vertebral y los órganos internos. A Medida que envejece, el cuerpo necesitará tomar más oxígeno. Cada una de las células en su sistema serán afectadas debido a la falta de oxígeno. El Yoga alimenta todas aquellas células a buscar el oxígeno que necesitan. Fortalece la espalda, aumenta su capacidad pulmonar.

Así que haga yoga como parte de su rutina.

ALGUNAS PRECAUCIONES

Sin embargo, hay algunas cosas a tener en cuenta antes de iniciar entrenamiento del yoga:

  • Personas Mayores que han hecho yoga antes y que están familiarizados con los procesos deben ser capaces de seguir haciéndolo por sí solos. Es importante recordar a medida que usted envejece no podría ser capaz de todo lo que el modo de que cuando era joven. Si usted exigirse demasiado puede fácilmente salir lastimado.
  • No intente hacer yoga por sí mismo si nunca lo ha hecho antes. Algunos de los ejercicios son muy complicados y usted pueden serYOga es ideal para conservar la juventud y mantener las facultades mucho tiempoprjudiciales si no se realizan correctamente. Ciertos ejercicios tampoco deben hacerlos de ancianos, excepto con las variaciones y correcciones más convenientes, especialmente si usted nunca lo hizo antes.
  • Encontrar una clase de yoga con un experto instructor que sepa cómo ayudar a los ancianos. Para aquellos que pueden permitirse un entrenador personal de yoga, hay instructores que vendrá a su casa. Por otro lado, ser parte de una clase de yoga puede ser mucho más divertido que hacerlo solos.
  • Una buena esterilla de yoga es todo lo que necesitas antes de iniciar esta actividad. Gimnasios o centros de la comunidad ofrecen estas clases con sus esterillas disponibles.

Nunca hacer nada que causa dolor o si usted se siente incómodo y no le permite hacer los asanas. La lesión puede llevar mucho tiempo para sanar, especialmente cuanta más edad tiene. Puede hablar con cualquier persona que practica yoga con regularidad y no importa si son 15 o 90 años de edad, todos te dirán qué bien se siente después de una sesión de yoga. No tiene nada que ver con un momento determinado, sino más bien con la relajación que proviene de la respiración y la mente.