Aprovechar al máximo las oportunidades para tener un bienestar físico, psíquico y social.


Especial Envejecer y en Envejecimiento Activo del IMSERSO:
Según la OMS el envejecimiento activo es el proceso de aprovechar al máximo las oportunidades para tener un bienestar físico, psíquico y social durante toda la vida. El objetivo es extender la calidad y esperanza de vida a edades avanzadas. Además de continuar siendo activo físicamente, es importante permanecer activo social y mentalmente participando en: actividades recreativas, actividades con carácter voluntario o remuneradas, actividades culturales y sociales, actividades educativas, vida diaria en familia y en la comunidad.
El envejecimeinto tiene lugar en el contexto social de amigos, compañeros, vecinos y familiares. Esta es la razón por la que la interdependencia y la solidaridad entre generaciones son principios importantes del envejecimiento activo. La Real Academia Española define el Envejecer como “Dicho de una persona o de una cosa: Hacerse vieja o antigua” o “Durar, permanecer por mucho tiempo”. Pero el proceso de envejecimiento es algo más.

Las personas mayores representan el grupo de población más variado y heterogéneo, con diferencias biológicas, físicas, mentales, culturales, históricas… que no sólo las distinguen de los adultos y de los niños, sino que también les hace ser diferentes entre ellos mismos, por lo que podríamos concluir que sólo comparten el “envejecimiento cronológico”, pero no el vital.

Durante el envejecimiento no sólo se producen pérdidas y deterioros, también se mantienen los aprendizajes y la experiencia, e incluso se desarrollan o aprenden nuevas habilidades para la adaptación y afrontamiento de estas pérdidas, así como la capacidad para seguir creando y participando socialmente, formando parte de la sociedad.

La calidad de vida de los mayores depende de factores biológicos (asociados a la salud y la enferrmedad), pero además los factores sociales, culturales, los hábitos de vida y las características personales de cada mayor influyen en la vivencia y grado de satisfacción de esta calidad de vida.

La atención y el abordaje profesional del envejecimiento debe ser, por tanto, desde una perspectiva multidisciplinar e interdisciplinar.

Este especial es parte del reconocimiento social a las personas mayores y a su envejecimiento, y una llamada de atención a los profesionales y a la sociedad en general de la importancia de conocer esta etapa vital que puede representar una cuarta parte (y en ocasiones un tercio) de la vida de una persona.

Anuncios

Abierto el plazo de convocatoria para participar en el programa de Termalismo Social del IMSERSO 2013


¡Buenos días!  

El pasado 15 de diciembre se publicó en el B.O.E. la Resolución de 29 de Noviembre de 2012, del Instituto de Mayores y Servicios Sociales, por la que se convoca la concesión de plazas para pensionistas que quieran participar en el programa de Termalismo Social. A partir de entonces, queda iniciado el plazo de presentación de solicitudes para la inscripción en el programa.

En el siguiente enlace se presenta toda la información sobre el programa (normativa, requisitos, servicios ofrecidos, estancias, etc.): http://www.imserso.es/imserso_01/envejecimiento_activo/termalismo/index.htm

Por un #Envejecimiento Activo y Participativo


 

JORNADA SOBRE ENVEJECIMIENTO Y CIUDADANÍA ACTIVA, ORGANIZADA POR LA FUNDACIÓN PILARES PARA LA AUTONOMÍA PERSONAL Y LA ASOCIACIÓN MAYORES DE MADRID XXI.

 

NOTA DE PRENSA

La Fundación Pilares para la Autonomía Personal y la Asociación Mayores de Madrid XXI han reclamado este viernes a los poderes políticos y al conjunto de la ciudadanía española que favorezcan la participación activa de las personas mayores en la sociedad y han avisado de que clasificar a las personas por su edad crea dependencia y aislamiento.

En el marco de la Jornada sobre Envejecimiento y Ciudadanía Activa, las dos organizaciones han destacado la necesidad de que, sin “quitar liderazgo y protagonismo a los jóvenes”, las personas mayores participen activamente en la construcción de una sociedad mejor, aportando ideas y experiencias, y no aislándose del resto de la sociedad.
“La participación se tiene que convertir en una exigencia y en una necesidad al igual que la involucración, ya que el envejecimiento activo no tiene sentido sin la participación social. Por tanto, los mayores no deben formar un mundo aparte sino que deben integrarse en la sociedad”, ha comentado el presidente de la Asociación Mayores de Madrid XXI, Salvador Guirado.
De este modo, ha pedido a este colectivo de personas que interioricen ellos mismos “su valor” y su “capacidad” y que demanden su derecho a participar y actuar en las diferentes parcelas de la vida. Y es que, según ha recordado la presidenta de la Fundación Pilares para la Autonomía Personal, Pilar Rodríguez, cuando una persona se jubila suele producirse una “pérdida de poder y una disminución de su estatus” a nivel social y un aminoramiento de la autoestima
Como consecuencia de ello, las dos organizaciones han pedido que las políticas y medidas que se adopten para las personas mayores estén dirigidas a desarrollar sus potenciales y estimular su participación, la iniciativa personal, el aprendizaje y el compromiso social.
Del mismo modo, han subrayado la importancia de que se apueste por las políticas de “viviendas para toda la vida y de ciudades accesibles y amigables” en un entorno sostenible, “eliminando las barreas” que impiden la convivencia intergeneracional. Además, han pedido que haya una mayor investigación sobre las personas con discapacidad que envejecen y de que se les tenga en cuenta en el desarrollo de las políticas orientadas al envejecimiento.
En este sentido, Mayte Sancho, de la Fundación Matía, que ha intervenido como ponente, ha presentado las grandes líneas de un proyecto que se está realizando en el País Vasco, por iniciativa del Gobierno de esa C.A., y que se desarrolla tanto con las personas que viven en sus domicilios para que puedan permanecer viviendo en su casa con los apoyos requeridos, como en residencias. En relación con éstas, la experiencia consiste en acotar unidades de convivencia donde las personas viven “como en casa”. Esta iniciativa, según ha asegurado, está teniendo “muy buenos resultados” según los resultados de evaluación.
CÓMO LLEGAN A LA VEJEZ LAS PERSONAS DE ENTRE 50 Y 70 AÑOS
Por parte de Pilar Rodríguez se han avanzado algunos datos relacionados con la investigación que la Fundación Pilares para la Autonomía Personal está desarrollando. Según los mismos se está produciendo un “nuevo paradigma” con la llegada a la etapa de la jubilación de nuevas generaciones que son distintas de las anteriores: tienen un mayor nivel cultural, mejores pensiones, muy buen estado de salud, utilizan las nuevas tecnologías… y desean controlar su propia vida y organizar la nueva etapa tras la jubilación (cada vez más larga, pues puede llegar hasta los treinta años) según sus propias preferencias e intereses. Muchas de estas personas quieren participar más y enrolarse en proyectos de voluntariado pero no encuentran facilidad ni canales suficientes para hacerlo. “Hay un caudal latente de energía y experiencia que debería saber aprovecharse en beneficio de la sociedad”.
Entre algunos de los datos que ha avanzado Rodríguez destaca que la mitad de los ciudadanos en esa franja de edad (muchos de ellos aún en el mercado laboral) manifiestan no tener interés en acudir a los centros de mayores, sugiriendo la Presidenta de la Fundación que “Estos datos nos deben alertar para que hagamos más atractivos estos centros abriéndolos a la sociedad”.
También la investigación mencionada aborda el enorme apoyo que las personas de este grupo de edad aportan a sus hijos y nietos, lo que se está ampliando considerablemente a causa de la crisis económica. En concreto, destacó la carga de trabajo de los abuelos y abuelas en el cuidado de sus nietos mientras los padres trabajan, lo que realizan más de la mitad de los mismos. Esto significa una ocupación de muchas horas al día, lo que a veces impide que puedan dedicar más tiempo a otras actividades de participación social.
Por último, Rodríguez ha recomendado a los mayores que sigan teniendo compromiso con la vida y que participen en las asociaciones y, en general, en la sociedad, porque son muchas las ideas y el trabajo cívico que pueden aportar para desarrollar proyectos de mejora de la sociedad. “Seguir participando más allá de la jubilación y comprometerse con acciones solidarias tiene una repercusión muy positiva en la calidad de vida. Hay que aprovechar las oportunidades de la edad”, ha zanjado.
LOS BENEFICIOS DE LAS RELACIONES INTERGENERACIONALES
La segunda parte de la Jornada estuvo dedicada a presentar dos experiencias de relaciones intergeneracionales y de compromiso cívico: la primera consistente en la perspectiva de una joven voluntaria que acompaña a personas mayores que viven solas y la segunda de una persona involucrada en el movimiento social del 15 M. Ambas coincidieron en relatar los beneficios que aporta la relación entre jóvenes y mayores.
EL MANIFIESTO PARA UNA POLÍTICA DE ENVEJECIMIENTO ACTIVO
La Jornada ha finalizado con la lectura del Manifiesto que han suscrito 53 organizaciones de diferentes partes de España.
Camino hacia el objetivo